ECONOMIA TRAS LA MEDIA SANCION DE GANANCIAS

Lavagna: “Insultar y agredir no es gobernar”

.

Duro. “Hay tiempo de corregir el fracaso”, dice.
Duro. “Hay tiempo de corregir el fracaso”, dice. Foto:Nestor Grassi
El ex ministro de Economía y principal referente económico del Frente Renovador, Roberto Lavagna, salió ayer a cuestionar al gobierno de de Mauricio Macri, en pleno cruce con el titular de su espacio político, Sergio Massa, a quien en Cambiemos llamaron “el impostor”.
El ex funcionario duhaldista aseguró: “El Gobierno ha cometido un grave error. Hasta hoy, la política económica y social era la materia pendiente, el relativo fracaso del Gobierno que ya, con la ayuda de todos, debía y podía corregir”. “Por el contrario, la política institucional era una clara mejora respecto de la administración anterior. Hoy, después del grotesco comportamiento de insultar a quienes con seriedad, responsabilidad y conocimientos técnicos lo han ayudado, en bien de todos, también ese logro se ha perdido. Insultar, agredir, usar la billetera para presionar a gobernadores y hacer gala de una soberbia mayor no es una manera de gobernar”.
En este sentido, el ex ministro agregó: “Sepan los señores del Gobierno que la Corte Suprema los ha ayudado frente al error de las tarifas. Sepan que el Congreso Nacional, con la media sanción de Ganancias, con la ley pyme y otras leyes, los ha ayudado a gobernar. Sepan que la protesta mesurada de la CGT y de las organizaciones sociales los ha ayudado a gobernar”.
“Entre todos se corrigió el desprecio que tienen por el consumo como generador de reactivación e incitador de la inversión. Sepan que la Iglesia los ha ayudado insistiendo en la necesidad de un diálogo que sea algo más que una foto de oportunidad”, añadió a través de un comunicado.
Por último, reflexionó: “Aún hay tiempo de serenarse, corregir el fracaso económico y social y volver a recuperar la búsqueda de la concordia en lo político-institucional. El país, y dentro de él los que menos tienen, deben estar por encima de todos y de la mezquindad de creer que quien gobierna sabe más o tiene más patria detrás de sí. No más autoritarismos: ni el de los que usaban los gritos ni el de los que, hablando bajito, cometen similares errores”.

R.P.