ECONOMIA POR LA INFLACION

Los bancos elevarían 50% el límite de extracción en cajeros

Con el doble objetivo de atender una mayor demanda de efectivo por parte de sus clientes y de reducir sus propios costos, los bancos evalúan elevar en los próximos meses el límite de extracción diario de billetes por cajero automático. Así, el monto llegaría a triplicarse respecto de mediados de 2013, según constató PERFIL en diversas entidades financieras. Y el sector financiero, que presentó las mayores ganancias en 2013, continuaría su sitonía fina para optimizar resultados al tiempo que daría respuesta a las inquietudes de las familias de mayores ingresos.

El año pasado, el límite de extracción por default para la mayoría de los bancos estaba fijado en $ 2.500 promedio. En los hechos, se elevó a entre $ 5 mil y $ 6 mil en la práctica, a fin de año por pedidos puntuales de extensión de los clientes. Ante este escenario, algunas entidades buscan unificar ahora ambos parámetros con un aumento a unos $ 7.500 de máximo en los próximos meses, lo que significaría el 50% de aumento en promedio.

De acuerdo con fuentes del sector, la inflación del último año empujó a los bancarizados a retirar más dinero cada vez que pasan por un cajero. “Tomando el total del país en bancos privados, de los $ 936 promedio de abril de 2013, se pasó a $ 1.200, marcando un salto de 22% que sigue siendo un indicador de la inflación muy elevado si consideramos el avance del pago con débito, pero al observar por los segmentos de mayores ingresos, vemos que la cifra ya alcanza los $ 4.500”, explicaron desde el área Terminales Automáticas de una entidad. Con buena parte de la economía en negro, hay aún gran cantidad de gastos que se realizan en efectivo y obligan a ir reitadamente hasta las sucursales.

En ese marco, si bien siempre es un beneficio que quede abierta la posibilidad de retirar billetes de una cuenta, el aumento de ese parámetro permite también que sea mayor el margen para operar la propia cuenta a lo largo del mes, donde hoy la necesidad se hace sentir con fuerza. En términos más técnicos, los bancos multiplican por 4 o 5 el límite de extracción por cajeros para fijar la cifra máxima que se habilita para los movimientos con débito. En suma, los aumentos apuntan a atender las necesidades derivadas de la suba de precios que deben afrontar las familias pero también a colaborar con la reducción de costos de las entidades. “Con esta estrategia, es cierto que los bancos reduciríamos gastos, ya que cada vez que un cliente utiliza un cajero de otra entidad, debemos pagar aproximadamente $ 3 al banco propietario de ese ATM”, indicó un ejecutivo.



Paola Quain