ECONOMIA FRENTE A MEDIDAS DEL GOBIERNO

Los bancos hacen sintonía fina para no resignar rentabilidad

Harán cambios para poder compensar el límite a las comisiones. También recortarán áreas y reducirán el movimiento de efectivo.

Con el mote de haber sido el sector más dinámico y de mayores ganancias de 2012 (casi $ 20 mil millones), el sistema financiero se convirtió en 2013 en uno de los principales focos de interés del Gobierno y, por ese motivo, las entidades analizan cómo reestructurar su negocio para compensar una merma en los ingresos.
Al financiamiento para pymes exigido por el Banco Central –que significó que las entidades cedan fondos a pérdida– siguió el embate del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que en marzo amenazó con la tarjeta Supercard para forzar una baja en las comisiones de las tarjetas. Más tarde, en julio, la entidad presidida por Mercedes Marcó del Pont dispuso topes al cobro de comisiones a personas (que representan cerca del 60% frente al 40% de empresas).
Esas medidas, junto con un menor nivel de actividad, están obligando a los bancos a ajustar los cinturones para no perder mayores márgenes.
Una de las alternativas es hacer “sintonía fina” en el cobro de comisiones, limitadas sólo para el caso de los individuos. Muchos profesionales tienen en una misma cuenta dinero familiar y los movimientos generados por su actividad laboral.  Por eso, “se está analizando cómo llevarlos a que separen en dos cuentas los gastos e ingresos” y así poder subir las comisiones según el caso, explicó el gerente de un banco de primera línea, quien aclaró que para evitar reclamos legales “por el momento se está cobrando el mínimo establecido por el Central”.

Al mismo tiempo, Ignacio Cabrera, director general de Aquanima, empresa del Grupo Santander dedicada a la evaluación de costos, anticipó que áreas como “marketing, infraestructura o tecnología tienen grandes oportunidades de generación de ahorros”.
Además, el especialista explicó que los bancos “van a intentar mantener rentabilidad mediante una gestión eficiente de sus gastos comprobables, que representan el 40% de los costos en su presupuesto”.
Para todas las entidades, el transporte de efectivo tiene un alto impacto en los costos. Pero en lugar de negociar con las transportadoras, buscarán reducir el envío de billetes potenciando la banca móvil o la autogestión de productos por parte de los propios clientes.
Al respecto, Valeria Azconegui, asistente de vicepresidencia de Moody’s, señaló que “existe mucha preocupación entre las entidades por cómo compensarán lo que perderán por los topes establecidos sobre los individuos, y los bancos medianos del sistema encuentran mayores dificultades”.
De acuerdo con la estimación de Moody’s, del total recaudado en concepto de comisiones, “los bancos podrían perder cerca del 35%”.
Azconegui señaló también que debe tenerse en cuenta que “sobre los ingresos totales que tiene los bancos, las comisiones representan un promedio de 30%, mientras que en otros países de la región, como Uruguay y Paraguay, esa porción es de cerca del 10%”.



Paola Quain