ECONOMIA MARIO BLEJER Y MIGUEL BEIN

Los economistas de Scioli tragan saliva y apuestan a la independencia de la gestión

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Miguel Bein estaba como siempre a esta altura del año, de vacaciones. Se lo había dicho a ruralistas hace unas semanas: no estaría aquí para el cierre de listas. Allí, mientras disfrutaba del descanso en las playas de Miami, quizás juntando fuerzas para lo que sería el tramo más arduo de la campaña presidencial, el miércoles se enteró de que Carlos Zannini, casi una extensión de los Kirchner, sería el vicepresidente en la fórmula con el hombre que asesora desde hace ya casi dos años, Daniel Scioli. Hubo algo de bronca en un primer momento. Luego, su Estudio Bein & Asociados decidió publicar el tradicional informe a sus clientes que estaba listo desde el martes 9, donde insiste con que el Gobierno maximiza el rédito político del atraso cambiario, y vuelve a enumerar que quien llegue a la Casa Rosada deberá corregir subsidios y retenciones para dar oxígeno a las economías regionales. Todas medidas “gradualistas” pero distintas de lo que últimamente Zannini le ha llevado para que firme a la jefa de Estado. Desde que se anunció el binomio del Frente para la Victoria no se ha conocido ninguna opinión suya, ya que cuando descansa evita atender temas de trabajo. Histórico consejero financiero del Banco Industrial de la familia Meta, conoce como pocos el sentir de los mercados. Sabe que el “zanninazo” genera dudas sobre cuán posible es un giro económico. En su momento, algo dirá.

Mario Blejer, el otro asesor estrella del gobernador bonaerense desde que puso proa a la Presidencia, se encontró con la novedad camino a Uruguay. Iba a participar el miércoles de un encuentro organizado por VIEW y la escuela de negocios Isede en Montevideo, titulado “Los movimientos de capitales son determinantes en los ciclos económicos de los países”. En su fuero íntimo considera que el nombramiento de Zannini no cambia en lo más mínimo su rol como hombre de consulta de Scioli. Tiene esperanza en que el ex motonauta haga valer su independencia, y en que, si no, igualmente su rol será asesorar para que luego sea otro el que tome las decisiones. Blejer respalda la posición de la Argentina en la pelea con los fondos buitre, pero asegura que hay que llegar a un acuerdo para que así se abran los mercados de capitales. En varias oportunidades ha aseverado que hay miles de millones de dólares esperando señales para desembarcar en la Argentina.
Tanto Blejer como Bein han sido economistas que, si bien en algunas oportunidades fueron criticados por el oficialismo, nunca se ubicaron en lo más extremo de las críticas a las políticas oficiales. Bein –cuya consultora fue denunciada por medir precios por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno– una vez fue citado en un discurso por la Presidenta para explicar que había habido una corrida contra el peso. Y además, en sus proyecciones macroeconómicas siempre hay menos pesimismo que en sus competidores, una cautela que quizás por interpretar mejor al kirchnerismo le ha terminado facilitando aciertos.
Blejer, en tanto, supo ser consultado por la mesa chica del oficialismo en tiempos de Néstor, y su nombre sonó, aunque sin sostén, como parte de eventuales recambios en la conducción económica más cercanos al mercado. Hoy es director del Banco Hipotecario, una entidad que desarrolla con la Anses el plan de viviendas Pro.Cre.Ar., y ahora planea expandirse en consumo masivo.



Jairo Straccia