ECONOMIA OTRA PELEA JUDICIAL

Los ‘me too’, un nuevo frente de conflicto para el Gobierno

Son otros acreedores holdouts que tras un acuerdo con Elliott podrían decir “yo también” y querer cobrar. Qué hará Economía.

Llegó la hora de los “yo también” en el mundillo de acreedores no reestructurados de la Argentina. Los que no entraron a los canjes de deuda, que representan unos US$ 7 mil millones, empiezan a organizarse de la mano de los fondos buitre y sus abogados.

Después de que se conociera que una firma de letrados, Bingham McCutcheon, convocó la semana pasada a un grupo de holdouts de la Argentina para empezar a armar una causa a partir del antecedente del reclamo de NML y Aurelius Capital, se abrieron otros frentes, que podrían implicar los reclamos por U$S 15 mil millones que contabiliza el Ministerio de Economía como riesgo potencial. Según Reuters, hay cuatro firmas que trabajan para reunir holdouts. Según estiman en el mercado, necesitarían  unos US$ 1.000 millones en títulos en default para tener un caso significativo.
Mientras tanto, Economía insistió ante el mediador Daniel Pollack en que se reponga el stay para dilatar las posibles demandas y evitar además reclamos de los bonistas que sí aceptaron los canjes.

Un representante del estudio que busca reunir demandantes –Bruce Wolfson– participó recientemente de un seminario del foro de Mercados Emergentes en Nueva York, antes de que la Corte Suprema rechazara tomar el caso argentino.

En ese momento, el abogado de Bingham McCutcheon consideró que la Argentina “está encontrando el camino”. El letrado de la nueva firma que intenta reunir demandantes consideró que los dichos del Gobierno forman parte de una reacción habitual de cualquier gobierno en circunstancias similares.

Según una estimación del estudio del economista Miguel Bein sobre la base de los US$ 1.330 millones que Griesa ordenó pagar en el caso encabezado por NML, si se extrapola esa cifra al total de los bonistas que no entraron en los canjes de 2005 y 2010, se llega a los US$ 15 mil millones que estima el Gobierno. “El monto implícito en el fallo no sería tan preocupante si no fuera porque éste representa menos del 10% de los bonos en default”, según explica Bein en su análisis.

“Si se toma el reclamo de los bonistas y se extrapola en forma directa, los US$ 1.650 millones se transforman en US$ 15 mil millones considerando la deuda con legislación Nueva York y en US$ 22 mil millones cuando se toma el total de la deuda en default, de la cual aproximadamente dos tercios tiene legislación Nueva York y el resto legislación Europea”, sostiene Bein. Una parte de los bonos puede haberse perdido. Economía calcula que ese “scrap”, es menor al 1% .

 

Esperan un nuevo llamado del mediador

El Palacio de Hacienda espera la confirmación esta semana de la próxima reunión con el mediador Daniel Pollack para resolver cómo seguir adelante con la orden de pago a los fondos buitre.  
Después del encuentro del viernes, donde los representantes de Economía volvieron a pedir que la decisión del juez Griesa quede en suspenso, reaparecieron las acusaciones de NML de que la Argentina no está negociando. Economía, en tanto, se mantuvo en su posición de no hacer una oferta  hasta que se garantice un resguardo legal.

Mientras tanto, el Bank of New York espera que esta semana Griesa se defina sobre qué hacer con los fondos que la Argentina depositó para pagarles a los bonistas que entraron a los canjes y debían cobrar US$ 532 millones  por los intereses del Discount.
Griesa ordenó frenar el pago y la Argentina presionó al BoNY, así como también los bonistas que esperaban su depósito. La entidad de pago pidió una decisión a Griesa para cubrirse legalmente mientras que en Economía señalaron que estaba “incumpliendo el contrato”.



Patricia Valli