ECONOMIA TEMBLORES EN EL MUNDO EMERGENTE

Los presidenciables creen que China ajusta y sigue creciendo

Hay consenso entre los equipos económicos acerca de que el gigante asiático se reacomodará y sostendrá una alta demanda de alimentos.

Foto:Infografía A.I.

Por cada punto que cae la tasa de inversión en China, baja entre 0,5 y 0,9 puntos el crecimiento de la cadena de valor de sus proveedores, un dato que para un país donde el 70% de lo que le exporta al mercado asiático son materias primas, no es menor. La relación la estableció el analista Jorge Castro en un seminario organizado por la Cámara de Comercio Española sobre el Mercosur y la asociación con la Alianza del Pacífico, donde sin embargo, la coincidencia fue que no hay que alarmarse con las turbulencias chinas.

Asesores de los candidatos a presidir la Argentina desde 2016, analistas y empresarios coinciden: la devaluación y caída de las bolsas es coyuntural, China se reacomodará para seguir creciendo y el mandato es el mismo: hay que venderle todo lo que se pueda.  
Ante la redefinición de “tasas chinas” del 10% al 7%, en el entorno de Daniel Scioli, el economista Miguel Bein consideró que puede haber impacto por el precio de las materias primas, aunque pegará más a los metales que a los alimentos o el petróleo. Para Bein, no se puede tener un tipo de cambio muy atrasado en general, para no perjudicar a sectores exportadores, energéticos, mineros y el campo. Pero también aclaró que hay que “ir buscando un equilibrio que no destruya poder adquisitivo”.

tro de los asesores de un presidenciable, Federico Sturzenegger, que trabaja con Mauricio Macri, coincide con el mayor impacto que tendrá para los países vecinos. “Lo que China está haciendo es una pequeña transición a una economía de consumo y no tanto de inversión. Más allá de la coyuntura la Argentina puede salir beneficiada porque van a consumir más vinos, más carnes”, destacó.

El asesor de Sergio Massa, Aldo Pignanelli, ponderó que la asociación del país con China hoy sólo apunta a buscar beneficios financieros. Y coincidió en la búsqueda de mercados para las exportaciones que vienen cayendo al 18% en lo que va del año. “A China, India, a todos hay que tratar de venderles más, a todos los que nos demanden, sobre todo por el volumen grande de proteínas” que puede proveer la industria local.

“No hay procesos de crecimiento indefinido que no tengan ciclos y contraciclos”, acotó  por su parte el presidente de la Coordinadora de las industrias alimenticias (Copal), Daniel Funes de Rioja. “China, Asia en su conjunto, va a a seguir demandando alimentos. A qué precio, en qué condiciones, habrá que verlo”, señaló. “Para nosotros es una corrección, nada más, no hay ningún cambio estructural”, agregó Gabriel Martino, titular del banco HSBC, clave para que las empresas operen en China.

Deuda. Si perdura el conflicto por la deuda en default con los holdouts, China tomará nota, advierte por su parte el ex subsecretario de Comercio Exterior Raúl Ochoa. “El financiamiento no da para largo si se mantiene el problema. Saben que la Argentina tiene que solucionarlo. Ya invirtieron mucho en Venezuela y ahora están preocupados”, agregó contra la función de prestamista de última instancia que cumple en la Argentina.

 

“No habrá una inundación de productos chinos”

“Las exportaciones a China pueden verse afectadas por precio, no por cantidad porque son productos de primera necesidad para su proceso de crecimiento, son alimentos, materias primas”, señaló el secretario de Relaciones Internacionales de la Cancillería, Carlos Bianco, en línea con la interpretación de los asesores de los candidatos a presidente.

Según Bianco, la devaluación del yuan “no afecta mucho porque los productos que se exportan a China no compiten” con los que el gigante asiático produce. “En todo caso habrá un desvío de comercio hacia otro país pero no va a haber una inundación de productos chinos por la devaluación del yuan”, estimó sobre la posibilidad de que busquen colocar producción en el país.

“Esperamos que China retome el nivel de crecimiento porque es un socio estratégico. Es el segundo socio comercial, tanto de importación como de exportación, y es importante para el desarrollo”, agregó el funcionario cercano al ministro de Economía, Axel Kicillof.



Patricia Valli