ECONOMIA OPINIÓN

Macri, aferrado a la vidriera

A la espera de la reactivación económica, la mesa de la gobernabilidad de Cambiemos se sostuvo hasta ahora sobre cuatro patas.

PERFIL COMPLETO

Mauricio Macri, presidente.
Mauricio Macri, presidente. Foto: Prensa Presidencia

A la espera de la reactivación económica, la mesa de la gobernabilidad de Cambiemos se sostuvo hasta ahora sobre cuatro patas. El apoyo a fuerza de billetes de algunos sectores del peronismo, como los gobernadores y los sindicatos. La agenda de Comodoro Py, que acelera las causas de corrupción del kirchnerismo que durmieron durante años. El acompañamiento de algunos medios que suavizan escándalos, como el arreglo de Franco Macri con el gobierno de su hijo por una deuda de cuando operaba el Correo. Y el relato de la reinserción internacional en el mundo, en contraste con la política exterior del gobierno anterior.

Pero ahora, el respaldo de los gremios que cobraron la deuda de las obras sociales y consiguieron cambios en Ganancias se pone a prueba con llamados a movilizaciones y conatos de paro. Y después de Donald Trump, el mundo ya no es el lugar placentero que el jefe de Estado conoció en Davos en 2016. Sólo quedan entonces el desfile judicial de los laderos “pelotudos” de Cristina y una profusa cobertura periodística como guiños claros de cara a un año de elecciones.

Con ese contexto, el Gobierno se abraza a dos eventos que durante el próximo mes lo harán sentir todavía como “el país vidriera” del que los inversores hablaban hace un año. El 24 de febrero, durante su visita a España, el Grupo Prisa, que edita el diario El País, organizará el Foro Invertir en Argentina, con el auspicio de multinacionales hispanas presentes en nuestro país. Y el 8 de marzo, cuando aún resuenen ecos de marchas por el desempleo, desembarcará The Economist con su ‘Argentina Summit’, titulado “Reemergiendo en el escenario global”.