ECONOMIA EL FUNCIONARIO CAMBIA DE ‘CLAQUE’

Más aliados abandonan a Moreno y se van con críticas a su gestión económica

Saredi, que le armaba las giras comerciales, se fue con Massa. Calvete, que apoyaba los controles de precios, ahora mide su propia inflación. Arman otra central exportadora.

Foto:Cedoc.

En época de realineamientos políticos, se pierden algunos socios y se ganan otros, como prueba el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que ahora busca crear una nueva cámara de exportadores después de que su aliado y armador de las últimas misiones comerciales, Miguel Saredi, pasara a integrar las filas del massismo. El supermercadista Miguel Calvete es otro de los que se desmarcó y publica, por ejemplo, que la inflación de julio fue del 2,5%, lejos de las cifras oficiales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

En la ofensiva, Moreno trabaja junto el titular de la Confederación General Económica (CGE), Ider Peretti, en una nueva cámara de comercio exterior para contrarrestar a la Cámara Nacional de Exportadores que parió Saredi. La CNE “sigue funcionando pero es una cámara chica, no como la de Peretti que tiene poder real porque maneja los permisos de exportación de cereales”, apuntó Saredi en relación a la actual Cámara Argentina de Productores y Exportadores de Cereales y Oleaginosas.

Paradójicamente, la cámara de Saredi se había creado para contrarrestar a la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), que preside Enrique Mantilla y está vinculada a las grandes empresas industriales y agrícolas.

El ahora massista explica que se alejó por su “pésima relación” con la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, y sus malos manejos de las misiones comerciales, como la de 600 empresarios a Brasil, que catalogó como “un desastre”. Cerca de Moreno explican que Saredi pretendía ser el candidato oficial en La Matanza y, como fue desplazado, se unió a la lista del intendente de Tigre, Sergio Massa, junto con el ex titular de la Unión Industrial Argentina, José Ignacio De Mendiguren.

El “Vasco” el año pasado se dedicó a articular la relación con Brasil con la Cámara Nacional de la Industria (CNI) –que reunió a Cristina Fernández y Dilma Rousseff- y se ganó una contracumbre de Moreno y la CGE en Tecnópolis, con la participación de la central de industriales de San Pablo, la Fiesp. Hoy, la tensión bilateral –que juega en contra de la campaña– mantiene a los empresarios de los dos países alejados, en todas sus variantes de alineación.

“La claque”, como llaman despectivamente al grupo de empresarios de la ‘escuelita’ de Moreno, varía al ritmo de las medidas del Gobierno, los intereses que vayan afectando y también se divide entre sí. La titular de la Cámara de supermercados del Sudeste Asiático, Yolanda Durán, cuestionó la representatividad de Calvete sobre los comercios chinos. De hecho, la Cámara de Supermercados Chinos de la República Argentina también le envió una carta a Moreno donde aclara que el ahora consultor se desvinculó y se manifiesta a título personal, para evitar enojos.

Calvete –que es vocero de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas de la República Argentina y dirige el Instituto de Estudios de Consumo Masivo– explicó a PERFIL que dejó de participar de las reuniones “por diferencias con el Gobierno” y ahora cruza datos sobre los que se sustenta el IPC Congreso. También cuestionó en los últimos días el plan “Ropa para todos” de Moreno. Según un informe del propio Calvete, el 61% no conoce el plan, el 75% está apegado a otras marcas y la mayoría no va al supermercado a comprar ropa. Marco Meloni, de la Fundación Proteger, por su parte, presentará esta semana datos a favor del plan de ropa a precios populares y cuestionó al ahora consultor. “Nunca me llamó para preguntar cómo estaba funcionando”, dijo a este diario.



Patricia Valli