ECONOMIA CINCO OPCIONES PARA TRASPASAR EL MANDO EN PAZ

Más restricción cambiaria y swap, para llegar con dólares a diciembre

La hoja de ruta del Gobierno para terminar la gestión con el viento en contra de Brasil y la soja sumó la desconfianza de los inversores. Freno a importadores y ofertas por Boden 2015.

La escasez de dólares en la economía, el viento de frente que llega de la crisis en Brasil y precios de materias primas como la soja que están lejos de sus máximos históricos forman parte de los principales desafíos del Gobierno en su compleja hoja de ruta hasta completar su mandato en diciembre, cuando entregue el mando.

Este errático camino que incluye vencimientos de deuda, necesidades de pago a importadores y una sangría de divisas en concepto de ahorro (aumentó 45% en tres meses) y turismo (creció 54% en un año) que va en aumento, requerirá cierta ingeniería por parte de los organismos del Estado para sobrellevar el faltante de divisas, en el marco de un mercado financiero que se vio sacudido esta semana por la sorpresiva medida tomada por la Comisión Nacional de Valores (CNV), que estableció un nuevo criterio para contabilizar activos en dólares en manos de los Fondos Comunes de Inversión (FCI).

A la lista de adversidades que se deberán sortear con estricto cuidado sobre la fecha de los comicios, se suma ahora un repunte del dólar blue, que tocó su máximo histórico al llegar a $ 16,06 en promedio, marcando una brecha del 70% con el tipo de cambio oficial, en momentos en que estacionalmente el ingreso de divisas es menor que el del primer semestre.

Las claves. La medida más inmediata en manos del Estado está vinculada al vencimiento del Boden 2015 que paga capital e intereses la primera semana de octubre. Para pagar ese título por US$ 6.525 millones y el bono de la Provincia de Buenos Aires –que también vence en esa fecha– se necesitarían US$ 7.200 millones, es decir 21,5% de las reservas brutas actuales, señala un informe de Ecolatina.

Existen otras medidas para llegar al lejano diciembre sin asumir cierto costo por ellas. Solo por “ahorro” y “turismo” se perderían US$ 2.500 millones en el último trimestre, sumando US$ 9 mil millones en el año, agrega la consultora.
Aumentar los recargos por compras con tarjeta en el exterior del 35% al 40% es una medida que se evalúa, pero que por el momento no cuenta con el visto bueno de Ricardo Echegaray, titular de AFIP. Se suma a la lista un recorte adicional del orden del 20% al 25% en la aprobación de permisos de importación. Sin embargo, si se profundizan las trabas y la venta de divisas para turismo y atesoramiento para proteger las reservas, sería a costa de un ensanchamiento de la brecha cambiaria, apunta la consultora.

Otro aporte llegará del lado del Banco Central, que busca ampliar el swap con China y donde todavía no se descartó un acuerdo de características similares con Rusia ya que se estima que de mantenerse el nivel actual de ventas de dólares de la entidad, el último trimestre comenzaría con US$ 33 mil millones, mientras que la orden del ministro de Economía, Axel Kicillof, es “no bajar de los US$ 30 mil millones”.
Un deslizamiento más rápido del tipo de cambio oficial podría llegar después de las elecciones generales del 25 de octubre, en especial si se despejan las dudas sobre un posible ballottage, señalaron a este medio funcionarios del Gobierno.

Dudas del mercado. La norma oficializada ayer que establece que los FCI deben registrar el valor de sus bonos en dólares al tipo de cambio oficial en lugar del operado en el mercado –contado con liquidación–, creó un escenario de desconfianza entre los inversores. “Hasta la semana pasada, estaba todo bastante tranquilo y la medida tomada por la CNV enrareció el clima, principalmente porque la medida fue intempestiva y cayeron mucho los activos en dólares pero también en pesos.

dijo Pedro Rabassa, socio de Empiria, quien agregó que “se abrió una impasse hasta la fecha de cambio de autoridades donde la improvisación y la imprevisibilidad pasaron a primer plano”.
Para el economista, esta medida estaba orientada a bajar el dólar blue en tiempos de campaña, pero para que una baja del contado con liquidación, que es una operatoria legal, arrastre realmente la cotización del blue, el volumen operado en el mercado de bonos y acciones debería ser mucho mayor, por eso la medida no resultó.

Juan Diedrichs, administrador de carteras de Capital Markets, dijo que “para los inversores se abrió la posibilidad de más medidas sorpresivas y están preocupados”, mientras que Maximiliano Castillo Carrillo, director de ACM, señaló que “teniendo en cuenta los plazos y la proximidad del pago del Boden 2015 (3 de octubre) creemos que ya se hubiera hecho una oferta pero hay un escaso margen” y agregó que “no recomendaría más medidas de este tipo”.
 
Rubén Pasquali, de Mayoral, dijo: “No observamos ninguna razón de peso para tomar esta medida; los inversores están preocupados”



Paola Quain / Luis Di Lorenzo