ECONOMIA PAGO US$ 150 MILLONES

Mientras piensa en Petrobras, YPF se queda con una petroquíma clave

La petrolera se quedó con Petroken PESA, el mayor productor de polipropileno, que factura US$ 300 millones al año. Para el desembarco, se asoció con la familia Sielecki.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Mientras sigue adelante en el proceso de venta para quedarse con los activos de Petrobras en la Argentina, un negocio valuado en alrededor de US$ 1.200 millones, y en la semana en que anunció un crecimiento del 12% de sus ganancias en el segundo trimestre, por debajo de la inflación, YPF está a punto de cerrar la compra de una planta petroquímica en las afueras de La Plata. La petrolera que conduce Miguel Galuccio pagará cerca de US$ 150 millones para quedarse con Petroken PESA, el mayor productor de polipropileno de la Argentina, controlada del grupo holandés LyondellBasell, en asociación con Petroquímica Cuyo, una compañía local de la familia Sielecki.
La compra de Petroken –que se anunciaría formalmente en algunas semanas– implica para YPF una integración de su negocio petroquímico. La petrolera reestatizada es el mayor proveedor de propileno, uno derivado del crudo que obtiene en su refinería de Ensenada, de esa compañía.
Petroken tiene capacidad para producir 180 mil toneladas anuales (t/año) de polipropileno y 20 mil t/año de poliolefinas amorfas (APO). Su facturación ronda los 300 millones de dólares anuales, con una utilidad neta cercana a los US$ 25 millones. Son números interesantes pero que pierden relieve en perspectiva de la facturación mundial de LyondellBasell, que ascendió a los US$ 45.600 millones en 2014.

“Es una operación que para YPF tiene sentido perfectamente, porque es el mayor proveedor de materia prima de Petroken. Es más, el 80% de la rentabilidad de la cadena de valor del polipropileno pasa por la materia prima. Quien controla el propileno es el que controla el negocio”, explicó un alto ejecutivo del sector que está al tanto de la operación.
YPF y Petroquímica Cuyo pagarían por Petroken PESA entre US$ 100 y US$ 150 millones, según indicaron las fuentes consultadas. Resta saber cómo estructurará su posición Petroquímica Cuyo, el segundo productor de polipropileno del país, que tiene una facturación anual cercana a los US$ 150 millones. Con una planta ubicada en Luján de Cuyo que adquirió a Petrobras en 2008, puede producir 100 mil t/año del derivado petroquímico.
Para la empresa de la familia Sielecki es un salto de calidad dado que aumenta su masa crítica en el negocio. Pasará a ser accionista de un negocio que triplicará su capacidad operativa.

 

El crudo, a US$ 43,87

La debilidad del crecimiento de la economía china y su efecto en la demanda agregada mundial, así como la previsión de que Irán volverá a explotar crudo cuando se levanten las sanciones internacionales, ejercieron una presión a la baja sobre el precio del hidrocarburo.
En la Bolsa de Nueva York, el crudo WTI –que cotiza en Estados Unidos– cerró ayer con una caída del 1,8%, hasta quedar en 43,87 dólares el barril (7% cayó en la semana), su peor cierre desde el 17 de marzo y el segundo más bajo de 2015. En la práctica, reina la incertidumbre en los mercados internacionales por el exceso de la oferta.
En Londres, los contratos a futuro del petróleo Brent –la referencia para Europa– para entrega en septiembre cerraron en 48,61 dólares, en su nivel más bajo desde el 28 de enero.



Nicolás Gandini