ECONOMIA HABRIA UN CAPITULO DE CONFLICTO DE INTERESES

Obra pública: la ley de transparencia apunta a reducir el “riesgo-Calcaterra”

.

PERFIL COMPLETO

DELGADO. Trabaja en el proyecto en el Ministerio del Interior.
DELGADO. Trabaja en el proyecto en el Ministerio del Interior. Foto:Cedoc Perfil
En un almuerzo el jueves al mediodía en el marco del 52º Coloquio de IDEA, el economista Ricardo Delgado, hoy en el Ministerio del Interior, desgranó punto por punto el proyecto de ley para la transparencia en la obra pública que el Gobierno se propone aprobar y poner en funcionamiento el año que viene. Cuentan que cuando los técnicos de la consultora KPMG, que esponsoreó la comida, introdujo el tema, habló de la importancia de evitar casos como el escándalo del Lava Jato que hoy conmueve Brasil. En el fondo, se retorcieron un poco en su asiento los representantes de Odebrecht en el país, cuyo dueño, Marcelo Odebrecht, está preso en el vecino país como parte fundamental de esa investigación.

Lo cierto es que el proyecto, hasta ahora conocido apenas como un “Veraz” de constructores o un simple registro de participantes en licitaciones, es más que eso. Consta de al menos cuatro capítulos. Y sus puntos centrales son:
u Publicidad y difusión de todas las obras. Poner en la web todas las obras con seguimiento público para que cualquiera lo pueda chequear.
u Eliminar barreras de entrada para culquier proveedor, con la instrumentación de pliegos gratuitos (hoy pueden salir desde $ 50 mil).

u Establecer un registro de constructores de obra pública que deba estar actualizado todos los años y al que deberán adherir provincias y municipios.
u Todo funcionario que tome decisiones en un área que adjudique una obra deberá excusarse de participar en el proceso si en los últimos tres años él o algún pariente directo trabajó en una de las compañías que se presenta en la competencia.

Algunos tramos parecen pensados para armar un esquema “anti-López”, en referencia al secretario de Obras Públicas del kirchnerismo que terminó tirando bolsos con dólares en un convento. Otros, en cambio, parecieran ahuyentar cualquier duda de un “riesgo-Calcaterra” en las contrataciones que vienen, en referencia al primo del Presidente, Angelo Calcaterra, que si bien tiene en venta su compañía Iecsa, no pudo evitar las suspicacias esta semana cuando el Poder Ejecutivo giró fondos para poner en marcha el soterramiento del Sarmiento, obra que tiene adjudicada junto a Odebrecht y los italianos de Ghella.

La norma, hoy discutida con compañìas y sindicatos, se aplicará a todo proyecto con financiamiento total o parcial del Estado nacional, y esperan tenerla lista a fin de mes.n