ECONOMIA PREACUERDO CON LOS FONDOS MAS CHICOS

Ofrecieron una quita del 25% pero los buitres más grandes la rechazan

El Gobierno propone pagar en efectivo US$ 6.500 millones, que financiará con bonos, ante  reclamos de hasta US$ 9.000 millones. Siguen las tratativas pero podría intervenir Griesa.

Foto:AFP
En la quinta reunión en la semana entre el Gobierno, holdouts y el mediador Daniel Pollack la Argentina puso sobre la mesa una oferta de pago a los fondos buitre con una quita aproximada del 25% sobre el total de U$S 9.000 millones adeudados que sólo dos fondos menores aceptaron a través de un acuerdo preliminar.
Según fuentes cercanas a la negociación, los principales acreedores, NML Capital (Elliott Management), Aurelius y Oliphant la habrían rechazado, pese a que los buitres ganan más con esta quita que con la última oferta del ex ministro Axel Kicillof, que respetaba los términos del canje de 2010, con una quita del 67% sobre el valor nominal de los titulos.
La propuesta, en tanto, está sujeta a dos puntos: la aprobación del Congreso argentino y el levantamiento de la cautelar para el pari passu del juez Thomas Griesa, a quien vuelve el caso. Según los analistas, con una oferta concreta de la Argentina, ahora el juez podría terciar a favor del Estado y presionar a los holdouts que no aceptaron para que el acuerdo siga su curso. “Todavía falta”, reconoció el mediador en un comunicado. La propuesta contempla dos ofertas: una base, como la acordada esta semana con los bonistas italianos que desarticuló un juicio en el Ciadi (con un canje por el total del capital original y 50% más) para quienes tienen títulos en default pero no están amparados por una cautelar de Griesa.
Del otro lado, la oferta pari passu prevé que quienes tengan una sentencia previa al 1 de febrero de 2016 recibirán el total del monto original de la sentencia menos el 30%. Para quienes firmen los acuerdos antes del 19 de febrero, la quita será del 27,5%, un argumento que intenta disuadir a los fondos que no aceptaron. Los enviados aspiraban a “aislar” a NML acordando con el resto.
El pago será en efectivo, según señaló el secretario de Finanzas, Luis Caputo. Para cubrir los US$ 6.500 millones que estimaron en el caso de que acepten todos los tenedores pari passu, el Gobierno emitirá bonos, pero no se los entregará a los holdouts, a quienes les dará los billetes. Una emisión tendría hoy una tasa del 8% que podría bajar si hay acuerdo. Con esa tasa de interés, se terminarían pagando unos US$ 9 mil millones si se tienen en cuenta los intereses para una emisión de bonos a cinco años.
En la reunión con el mediador Daniel Pollack, además de Caputo, participó el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, y el subsecretario de Financiamiento, Santiago Bausili. Pollack confirmó que sólo dos de los seis principales holdouts firmaron un acuerdo preliminar. Faltan cuatro. “Espero que con negociaciones continuas también esas firmas resuelvan sus diferencias y lleguen a un acuerdo. Todos los holdouts están trabajando para ese fin”, agregó.
“Esta es la primera vez que Argentina hace una oferta formal a los holdouts. Este acuerdo de reestructuración preliminar ya ha sido aceptado por algunos fondos principales, como Montreux Partners o Dart Management”, destacó en un comunicado el ministerio de Hacienda, que dirige Alfonso Prat-Gay. “Este litigio se prolongó por casi 15 años desde el default original de la Argentina en 2001 y la propuesta argentina es un avance histórico. Si se cumplen las condiciones, permitirá a la Argentina volver a los mercados financieros globales para recaudar un capital muy necesitado”, evaluó el mediador Pollack.

Patricia Valli