ECONOMIA ‘TRANSFORMACION PRODUCTIVA’

Para contener despidos, traspasan ex empleados textiles a la metalmecánica

El Ministerio de Producción aspira a reubicar personal de sectores inviables en otros con más proyección. También reconvertirían ensambladoras de netbooks al rubro servicios.

casos. Alpargatas, uno de los cierres textiles. Debajo, Cabrera en inauguración de Whirlpool.
casos. Alpargatas, uno de los cierres textiles. Debajo, Cabrera en inauguración de Whirlpool. Foto:cedoc

La supervivencia del más apto ya está en marcha y tiene al Estado como agencia de empleo. En los próximos días, el Ministerio de Producción y el de Trabajo seguirán anunciando acuerdos de empresas que absorben a los trabajadores de las que cierran o se achican para reconvertirse en el marco del Plan de Transformación Productiva. Y si bien lo ideal es que se mantengan dentro del mismo sector, pueden cambiar de rama de actividad.

“Los criterios tienen que ver con las capacidades que tiene cada trabajador. Si es industrial, la reinserción del trabajador tiene que ser entre actividades del mismo sector o similares porque es más sencillo de reinsertar”, explicó el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro. Así, “empleados del sector textil o calzado van a ser reincorporados en la metalmecánica. También puede haber empresas que estaban en el ensamblado de computadoras que se encaminan al sector de servicios”, agregó.


Convenios. Algunas gestiones de funcionarios de Producción el año pasado apuntaban a que incluso empresas del sector de comercio con anuncios de inversiones absorbieran a los trabajadores de las firmas industriales que cerraran, lo que implica en sí una reducción salarial por la diferencia entre los convenios de cada rama.

El lunes –un día antes de que la Unión Obrera Metalúrgica se movilizara al Ministerio de Trabajo y a Producción por el vencimiento de la conciliación obligatoria en Banghó–, el Gobierno anunció que Visuar Samsung empleará a los despedidos de Banghó (Vicente López) y Alpargatas (Florencio Varela) para la fabricación de heladeras en Cañuelas. En total, el Gobierno recopiló hasta ahora unas veinte empresas que pueden demandar mil empleos. Según los cálculos de la UOM, por la apertura de importaciones de notebooks hay 4 mil empleos en juego sólo en su sector. El caso Banghó se resolvió con un acuerdo con los directivos para que los 200 despidos pasen a ser suspensiones con el cobro del 70% del salario mientras se lleva adelante la reinserción.


A demanda. El plan de capacitación y certificación es “a demanda”, según los casos de empresas que se acerquen a solicitarlo e incluye un subsidio por relocalización de dos sueldos cubiertos por el Estado. “En el caso de Informática Fueguina, hay unos veinte trabajadores que están interesados en volver al continente”, explicó Castro sobre la empresa del Grupo BGH que cerró una planta en Río Grande.

Algunas de las empresas que deben “transformarse” no encuentran su norte y sostienen que no hallaron respuestas en el Gobierno. “El Estado no puede determinar cuál es el margen de ganancia. El proyecto de inversión tiene que venir del privado”, sostuvo Castro, que aseguró que el Estado ofrece definiciones: “Vamos a una economía más competitiva, más integrada al mundo, con menos distorsiones para el crédito y más transparencia en los mercados más concentrados”.

Para el Gobierno, el crecimiento será del 3,5% este año, aunque reconocen “heterogeneidad” en la recuperación. “No vemos un problema en el mercado de trabajo. Para los llamados sectores sensibles” –textiles, calzado, metalúrgicos– va a haber una recuperación del mercado interno”.