ECONOMIA OPINIÓN

Miguel Ángel Broda: “La magnitud del atraso cambiario es muy fuerte”

Según su análisis, el “equilibrio” en el tipo de cambio que requiere Argentina demanda una cotización “menor a 22” pesos por dólar aunque “mayor a 17”

Foto:Nestor Grassi
El economista Miguel Ángel Broda afirmó hoy que el "equilibrio" en el tipo de cambio que requiere Argentina demanda una cotización "menor a 22" pesos por dólar aunque "sin duda mayor a 17", y consideró que el modelo económico propuesto por Mauricio Macri "genera atazo cambiario".

"El presidente ha comprado la idea de que el tipo de cambio flotante está en equilibrio y eso no es cierto", manifestó Broda, en declaraciones realizadas a radio Mitre. "La magnitud del atraso cambiario es muy fuerte: el promedio de setenta años a pesos de hoy es arriba de 22. En el promedio de cuarenta años, es arriba de 22.Y si tomamos el promedio de veinte años, es arriba de 22: probablemente es cierto que tengamos un tipo de cambio de equilibrio menor a 22 (pesos) y sin duda mayor a 17", precisó.

Consultado también sobre la inflación, el economista manifestó que la tasa "se ha amesetado; en julio va a ser alta y probablemente en noviembre y diciembre, con ajusten planteados en electricidad y gas, se tenga un salto: así estamos alrededor del 22 (por ciento anualizado) de diciembre a diciembre" de 2016.

"El presidente ha elegido, probablemente asesorado por su equipo, mantener un nivel de gasto público y presión tributaria que claramente implica un bajo salario real y una baja tasa de crecimiento futuro", sostuvo Broda, y consideró que "Argentina después de las elecciones, si gana el Gobierno, va a hacer leves cambios: vamos a seguir desinflando con la política anti inflacionaria, que no es la política óptima". "La inflación es un fenómeno complejo, no un problema monetario", completó.

Para el economista, Argentina "está reactivándose: en el tercer trimestre se va a seguir creciendo y el segundo trimestre es tres por ciento mejor que el del año pasado, con un nivel de actividad está basado en el agro, en construcción, en siderurgia y actividades financieras, que vienen tirando bien". Sin embargo, consideró que "es una recuperación sin empleo: claramente el empleo no reacciona y la parte que reacciona es empleo totalmente improductivo, de abril a abril de 2015 hay 138 mil personas más ocupadas pero son monotributistas sociales, empleo público y casas de familia".

Broda consignó que la Construcción logró sumar otros 25 mil empleos aunque "cayó la industria", al tiempo que se constata que "la tasa de inflación se ha amesetado: estamos en alrededor del 22 pesos de diciembre a diciembre, bastante superior a la meta". El economista sostuvo además que "la política fiscal continúa expansiva" y explicó que "la configuración macro que ha elegido el gobierno de desinflar, endeudarse y flotar tiene consecuencias sobre el tipo de cambio y las cuentas externas que se están deteriorando".

En el orden interno, refirió que "la presión tributaria de Argentina es 35 por ciento del PBI" y la economía local cuenta con "costos laborales que rondan los 43, 44 y 45 puntos, mientras que los países del Pacífico tienen un valor del 22 o 23". Por ello, explicó que "si hay un segundo gobierno del presidente Macri nos preocuparemos de las cosas fundamentales que es el PBI potencial y las causas que implican que podamos crecer más y subir el salario real más. Por ahora seguimos metidos en el análisis de la demanda de corto plazo", dijo.