ECONOMIA CUANDO ARREGLE CON LOS BUITRES

Para la banca, el país emitirá US$ 10 mil millones por año

Colosos de las finanzas mundiales buscan forjar un acuerdo y ser futuros agentes de deuda. El negocio de las comisiones.

Para los bancos de inversión, toda situación crítica es una oportunidad, aún cuando se trate de la Argentina. Así es que dos de las principales entidades financieras del mundo ya habían estimado antes de que se conociera que la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos no daría lugar al pedido de la Argentina para que tome la causa contra los fondos buitre, que el país estaría en condiciones de emitir deuda por unos US$ 10 mil millones, una vez que de alguna forma u otra se resuelva el litigio.

Según pudo saber PERFIL, ejecutivos de JP Morgan y Goldman Sachs que visitaron Buenos Aires en mayo, coincidieron en que el país estaría en condiciones de comenzar a colocar esa suma en los mercados de deuda internacionales una vez que se resuelva la causa en Nueva York. Fuentes del sector financiero agregan que las entidades llegaron a esa conclusión después de haber analizado ciertos desequilibros macroeconómicos, pero “vislumbrando un fuerte potencial de recuperación”.

Asimismo evalúan que, si bien en el corto plazo las negociaciones para llegar a un acuerdo con los fondos litigantes, “están restrigidas a los actores principales”, es decir los representantes de la Argentina del estudio Clearly, Gottlieb, Steen & Hamilton, Carmine Boccuzzi y al representante legal de NML, Robert Cohen, y al mediador designado Daniel Pollack, en caso de que se llegue a una resolución sin una caída en default, “se abre el camino para que un banco de inversión actúe como agente colocador y se trata de operaciones grandes por las que se cobran buenas comisiones”, apuntó un operador local que agregó, “aunque si es por las necesidades de financiamiento que tiene el país incluyendo infraestructura, la cifra podría ascender a los US$ 20 mil millones por año”.

Pero mientras sacan cuentas de cara al mediano plazo, los grandes bancos de inversión buscan picar en punta y ganarse el favor del Gobierno participando de alguna manera en un acuerdo con los demandantes.

Según señaló una fuente, “existen posibilidades de que un banco de inversión compre el total de la deuda a los bonistas y negocie con el Gobierno un pago en cuotas, esquema que podría evitar complicaciones futuras al país”.

Además de las entidades mencionadas, también estarían en condiciones de intervenir otras que también son líderes a nivel mundial como Bank of America, Morgan Stanley, Merrill Lynch, UBS y Credit Suisse.

Todas ellas tienen “la capacidad logística de instrumentar operaciones complejas con acreedores a lo largo de todo el mundo”, aunque según pudo saber este medio, parte del Ministerio de Economía habría puesto resistencia a la intervención de las mismas. Para muchos, la desconfiaza proviene de la responsabilidad que se le atribuye a alguna de ellas sobre la crisis financiera que estalló en 2009 por los créditos de las hipotecas subprime. Mientras que algunos bancos concentraron poder, otros quedaron fuertemente cuestionados.



Paola Quain