ECONOMIA HABLA CHEDIACK, SU PRESIDENTE

Para la CAC, “Caputo no es como Báez, es un verdadero constructor”

PERFIL COMPLETO

Foto:Julio Giustossi
La salida de Cristina Kirchner del poder, el próximo jueves, cerrará también la etapa en la que Lázaro Báez, amigo de la familia presidencial, construyó su imperio con Austral Construcciones, una empresa de rápido crecimiento durante la última década realizando obras viales en el sur del país. La llegada al poder de Mauricio Macri, en tanto, abre otro interrogante: ¿puede ser el turno del nacimiento de otros beneficiados en la construcción, con el amigo del líder del PRO, Nicolás Caputo y su constructora a la cabeza? El titular de la Cámara Argentina de la Construcción, José Chediack, quien ayer presidió una nueva edición de la convención anual en el Sheraton de Retiro, asegura que no hay punto de comparación entre ambos  empresarios. “Caputo no es como Báez, es un verdadero constructor”, asegura su colega a PERFIL.
—¿No hay riesgo de que haya conflicto de intereses otra vez entre un constructor y un gobernante?
—El riesgo es nulo y cero. Conozco la corrección tanto de la gente que está en el Gobierno, como de Nicolás Caputo. Caputo hace obras privadas más algunas obras públicas, pero conociendo la corrección de los que intervienen, el riesgo es nulo.
—¿No es muy arriesgado recostarse sobre la credibilidad de los actores?
—¿Qué hace una empresa como Caputo que tiene relaciones con el Presidente? ¿No puede hacer obra pública? En la medida que se hagan las licitaciones y se cumplan las normas... pero no sólo con Caputo, sino con todos los empresarios, amigos, conocidos o desconocidos. El tema es que se cumplan reglamentaciones o la letra de los contratos. Tampoco podés eliminar a un tipo. Si hubiera sido yo el amigo, que hago obra pública desde los años 40, ¿qué hago, me borro?
La empresa de Caputo, amigo de la infancia y reconocido como uno de los hombres de más confianza del nuevo jefe de Estado, forma parte de la Cámara de la Construcción, pero su titular no participa activamente. De hecho, ayer no se lo vio en el hotel céntrico: estaba en el exterior. Hace poco fue a la inauguración de un nuevo emprendimiento de Alan Faena en Miami. Caputo SA nació en los 30, de la mano del abuelo de “Niki”. Se enfocó en obras privadas y también en obras públicas. En la Ciudad de Buenos Aires opera a través de SES SA.

Jairo Straccia