ECONOMIA PRESION TRIBUTARIA Y REDISTRIBUCION

Para la OCDE, el esquema fiscal argentino es regresivo

PERFIL COMPLETO

Foto:Ministerio de Hacienda
La Argentina exhibe hoy la presión tributaria más alta de su historia, la segunda de la región detrás de Brasil, pero en un nivel similar al de los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La diferencia del caso es que nuestro país tiene un perfil más regresivo por el predominio de impuestos al consumo por encima de los dedicados a la renta.
Según un informe de la institución a la que el presidente Mauricio Macri solicitó ingresar durante el foro en Davos, la Argentina cobra impuestos por el equivalente al 32,2% del PBI, justo detrás de Brasil, que muestra un 33,4%, mientras el promedio del organismo que representa a los países desarrollados es del 34,4%, aunque con importantes diferencias entre ellos que van del 19,7% de México al 48,6% de Dinamarca.
Del total, el impuesto a los ingresos y ganancias representa el 6,1% en la Argentina, mucho menor que el de los países OCDE, que promedia 11,7%. Los impuestos al consumo implican el 15,9%, mientras en los países desarrollados se llevan el 11%.
El titular del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, César Litvin, sostuvo que la Argentina tiene un sistema tributario regresivo, porque el impuesto que más recauda es el IVA, mientras que los demás que gravan las capacidades contributivas de rentas y patrimonio –como Ganancias o Bienes Personales, conocidos como progresivos–, tienen una participación menor en la recaudación.
Según la OCDE, los impuestos sobre el consumo, que recaen sobre toda la población  representan 18,3% de los ingresos tributarios en los países de América Latina, frente al 10,5% de los países desarrollados. En cambio, cuando se grava la renta y utilidades representan, en promedio, 27,4% de los ingresos en las naciones de la región, cuando en la institución de alcance mundial ese porcentaje alcanza 33,7% del total.
Entre 1990 y 2014, los países que más aumentaron su recaudación tributaria fueron Bolivia en 20,6% y Argentina en 19,8%, seguidos de Colombia, Ecuador y Paraguay, que experimentaron un alza de 11 o 12 puntos.
Además de los cambios realizados al mínimo no imponible en Ganancias y Bienes Personales, desde la AFIP también se han prometido revisiones a los topes del monotributo, la eliminación del IVA sobre la canasta básica y modificaciones al impuesto al cheque.

Luis Carias Toscano