ECONOMIA INVERSIONES EN STAND BY

Para las firmas, es muy difícil decidir cuándo es momento de financiarse

Los vaivenes financieros que vivieron las empresas al calor del cambiante culebrón oficial con los fondos buitre tuvieron un caso testigo con Londres como escenario. Fue allí donde una compañía de primer nivel decidía semanas atrás dar los toques finales a los documentos que le permitirían buscar dólares frescos en el mercado internacional de deuda, hasta que se conoció que la causa buitre regresaba a manos de Griesa, todo se paró, hasta que luego apareció nuevamante el escenario de una posible negociación que volvió a cambiar la perspectiva.
Según pudo saber PERFIL, la empresa láctea Mastellone estuvo muy cerca de terminar los trámites de rutina en la capital de Inglaterra para buscar financiamiento externo “y dispuestos a convalidar una tasa de dos dígitos”, según una fuente cercana a la negociación. Sin embargo, la mala noticia recibida el pasado lunes hizo que toda la operación se frenara. La empresa no respondió las consultas de este medio sobre el tema, pero no se descarta que ahora reinicie la colocación tras un acuerdo con los holdouts.
Fuentes del sector financiero que confirmaron la operación, destacaron que lo que le sucedió a la firma podría considerarse como un caso testigo de la situación que atraviesan algunas de las principales empresas del país. “Cualquier tasa por encima de 10% en dólares se convierte en una carga muy pesada aún para los líderes del mercado local”, opinó un ejecutivo de primera línea que agregó que “es por eso que se espera tanto para privados como para el Estado lograr un costo de financiamiento de al menos 8%, sería lógico que esperan un acuerdo hasta que caiga la tasa”.
Otras compañías llegaron a esta instancia del año en una posición distina.
Tal como aclaró Molinos a este medio, en lo que resta del año no tienen previsto realizar colocaciones de deuda “porque todo lo que se pensaba emitir se concentró en el primer semestre del año”.
Arcor, en tanto, detalló que tiene aprobada una emisión en pesos –mercado local– pero que por el momento todavía le restan trámites para concretar la operación. Si bien no sufren el mismo trajín que quienes colocan afuera, igual “esperarán el momento adecuado”.
De acuerdo con el Instituto Argentino del Mercado de Capitales (IAMC), entre enero y mayo el financiamiento de las empresas retrocedió un 41,6% respecto del mismo período del 2013. La emisión de obligaciones negociables se destruyó en los últimos doce meses: mientras que el año pasado a esta altura se habían colocado más de US$ 2.800 millones con estos instrumentos, en igual período de 2014 se colocaron poco más de US$ mil millones.

Paola Quain