ECONOMIA ENTREVISTA A FABIO CALCATERRA


“Parece que si sos pariente no podés trabajar”

El hermano del constructor Angelo, se asoció con un holding estadounidense para invertir $ 1.500 millones en una fábrica. “¡Obvio que confío en este gobierno!”, asegura, optimista.

PERFIL COMPLETO

Perfil bajo. Referente en el sector de la papa, el ejecutivo siempre mantuvo poco contacto con la prensa. “Obvio que confío en este gobierno, pero además confío en la Argentina”.
Perfil bajo. Referente en el sector de la papa, el ejecutivo siempre mantuvo poco contacto con la prensa. “Obvio que confío en este gobierno, pero además confío en la Argentina”.
Foto:Cedoc Perfil
Por primera vez desde que Mauricio Macri es presidente, uno de sus primos empresarios, Fabio Calcaterra, habló. Y lo hizo para anunciar la venta del 50% de su compañía San Fili al gigante estadounidense Simplot, y una inversión de $ 1.500 millones en conjunto para levantar una planta de papas congeladas en Mendoza.
 
Fabio es hermano de Angelo, el dueño de la constructora Iecsa, que ganó licitaciones durante el kirchnerismo y participó en sociedades junto al detenido Lázaro Báez, y que ahora puso en venta la empresa ante acusaciones de posibles conflictos de intereses con la gestión de su primo.

Descendiente de calabreses de 52 años, Fabio asegura que su hermano ya tenía decidido vender la compañía si su familiar era electo Presidente, aunque al mismo tiempo señala: “Parece que si sos pariente no podés trabajar, y no es así”.

Para mostrar que sí hace negocios, espera en 18 meses tener en funcionamiento esta fábrica que facturará por años unos $ 1.800 millones, cuya producción en un 70% estará destinada al Mercosur, especialmente a Brasil, que hoy le compra también a Europa.

—Suelen decir que si no invierten los empresarios argentinos, no lo harán los extranjeros. ¿Es un gesto de confianza que inviertan los parientes del Presidente entonces?
—Obviamente, ¡cómo no voy a confiar! Confío plenamente en este gobierno, pero como empresario siempre confié en la Argentina porque invierto acá. Si no, me voy a invertir a otro lado.

—¿Hubiera hecho esta inversión con Cristina Kirchner?
—No en los últimos años, porque había una pérdida de competitividad muy alta. Básicamente por eso. Pero en los primeros años del Gobierno, sí, de hecho el tipo de cambio era totalmente distinto. Eso se ha recuperado en partes.

—Pero hay sectores que lo ven atrasado.
—El retraso del tipo de cambio, si existe, es muy poco. Sí veo que tiene que haber un sector financiero que adapte las tasas a valores internacionales.

—¿Cuándo llegan las inversiones que promete el Presidente?
—Todas las medidas que toma el Gobierno conllevan a un resultado que se va a visualizar el año que viene, por ahí en marzo, abril y mayo, y se verá que es consecuencia de estas medidas. Nadie invierte de un día para el otro.

—Usted conoce como pocos a Macri. ¿El modelo de empresario ideal del Presidente es el emprendedor modelo Marcos Galperín, de Mercado Libre, en oposición a una figura más parecida a lo que fue Franco Macri, contratista de obra pública?
—No creo que haya un empresario ideal. El empresario busca rentabilidad económica.

—Pero puede ser Steve Jobs o tener un mercado cautivo como Carlos Slim.
—Son condiciones de mercado. Si te dejan que haya un monopolio, son condiciones de mercado. El Estado tiene que estar activo y regular algunos sectores donde el sector privado no tiene que estar. Y hay responsabilidad en el sector privado. Si no, siempre le pedís al Estado que haga cosas por vos. Pero eso es parte de una cultura que tiene que cambiar. Los empresarios, nuevos o no nuevos tienen que tomar un riesgo mayor.

Negocios y familia. Fabio Calcaterra fue CEO de Farm Frites, el otrora competidor de McCain en el abastecimiento de papas congeladas a casas de comidas rápidas. Hoy está enfrascado en su nuevo negocio papero, pero ser un Calcaterra en tiempos de Macri lo pone bajo la lupa incluso por los negocios de su hermano.

—¿Cómo es hacer negocios y ser primo del Presidente?
—Te requiere un cuidado de no estar en temas que puedan estar cerca del Gobierno por razones obvias, pero si es en el sector privado. Pero también hay como un eslógan de que pareciera que porque sos pariente del Presidente no podés trabajar. Y no es así. Si hacés las cosas bien, a lo sumo tenés que tener cuidado en la exposición, pero si no tienen sustento pueden decir lo que quieran.

—¿Usted es accionista o participó de los negocios de Iecsa, la constructora que su hermano puso en venta?

—No, no soy accionista. Nunca estuve en la construcción. 

—¿Cómo es su relación con Angelo?
—No tengo vínculo societario como te decía, pero sí es mi socio de la vida. Comparto con él un montón de cosas, laboralmente, compartimos negocios. Y siempre hemos invertido en la Argentina. No tenemos nada afuera... siempre acá.

—¿Está de acuerdo con la venta de la compañía?
—Sí. Entiendo que es lo mejor para él, para todos.

—¿Cuándo lo habían decidido?
—Si ganaba Mauricio era una decisión que estaba tomada.

—El propio Gobierno investiga negocios de Angelo, como las centrales Barragán y Brigadier López que se mencionan en el informe “El Estado del Estado”. ¿Cómo lo ve a futuro?

—Lo mejor es vender la empresa. Es bueno para todos.