ECONOMIA AJUSTE EN EL CORTO PLAZO EN PETROLEO Y GAS


Pese al Foro y los nuevos precios, las inversiones se harán esperar

Ni el “nuevo clima de inversión” ni el incremento propuesto en la audiencia pública del 165% del precio del gas en boca de pozo tendrán un impacto inmediato en la inversión en petróleo y gas, uno de los sectores que el Gobierno considera clave.

DOS CARAS EN LAS PROVINCIAS. En Mendoza, la transmisión por streaming quedó desierta. Se registraron incidentes en Neuquén.
DOS CARAS EN LAS PROVINCIAS. En Mendoza, la transmisión por streaming quedó desierta. Se registraron incidentes en Neuquén.
Foto:telam
Ni el “nuevo clima de inversión” ni el incremento propuesto en la audiencia pública del 165% del precio del gas en boca de pozo tendrán un impacto inmediato en la inversión en petróleo y gas, uno de los sectores que el Gobierno considera clave.

Existen factores que afectan negativamente el nivel de expectativas en la industria petrolera. La crisis internacional del petróleo –con precios estancados por debajo de los 50 dólares– recortó el volumen de capitales disponibles para los productores a nivel global. Y las compañías locales no están exentas de esa tendencia. Al contrario, hay elementos que acentúan ese deterioro. La mayoría de las empresas no definirá sus presupuestos de inversión para 2016 hasta no saber qué sucederá con los precios internos del petróleo. En Energía aspiran a que el valor doméstico del barril –que promedia los 60 dólares– confluya en un determinado horizonte de tiempo (probablemente durante el segundo semestre del año que viene) con los precios internacionales, que hoy son un 25% más baratos. Con la certeza de que el precio del petróleo será menos económico, las operadoras ajustarán en los próximos seis meses su nivel de actividad.

Sin repunte. “El último trimestre del año y el primero del año estarán signados por la discusión de precios y también de cómo reducir los costos laborales con los sindicatos. Además, no está previsto que el precio internacional del petróleo recupere una senda alcista”, admitió el presidente de una petrolera. “Lo más probable es que la inversión se resienta un 20% en los próximos meses”, agregó.

El presidente Mauricio Macri recibió en Olivos la semana pasada a Guillermo Pereyra, líder del sindicato petrolero de Neuquén, y a máximos directivos de YPF, PAE y Total, los mayores productores de gas del país, para definir en un plazo de treinta días un nuevo convenio colectivo de trabajo para los proyectos de gas no convencional de Vaca Muerta. Y de esa manera, viabilizar nuevas inversiones en gas. Sin embargo, entre las compañías persiste el escepticismo en.

Con ese mar de fondo, la situación puntual de YPF tampoco ayuda para apuntalar una reactivación. La petrolera controlada por el Estado –el principal productor, con un 35% de la oferta nacional de gas– invertirá este año cerca de US$ 4.500 millones. Y la tendencia es que el año que viene su presupuesto se ubique moderadamente por debajo de esa cifra. Además, a raíz del derrotero judicial del primer aumento de tarifas que terminó volteando la Corte Suprema, la cadena de pagos del sector gasífero está rota. Como los hogares evitaron pagar los incrementos tarifarios durante el invierno, las distribuidoras y transportistas dejaron de pagar el gas que compraron a productores. La reacción de los privados fue la esperable: ralentizaron la inversión en la producción del fluido. Grandes productores, como Pan American Energy (PAE), Total, Pampa Energía y Pluspetrol están afectados por esa situación. “Recuperar una inercia positiva llevará entre 4 y 6 meses”, indicaron en otra petrolera.