ECONOMIA EN FEBRERO SUBIRA LA ELECTRICIDAD

Por el calor, pico de consumo y corte masivo de luz

Ayer, 750 mil usuarios llegaron a sufrir interrupciones. El ministro de Energía, Juan José Aranguren, dijo que la crisis es por la falta de inversión durante una década y adelantó que en diez días se anunciarán aumentos de tarifas.

Foto:Cedoc

Agencias

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, confirmó ayer que a partir del 1º de febrero comenzará a regir un aumento de las tarifas energéticas y señaló que la próxima semana se darán a conocer los detalles del nuevo cuadro.
El anuncio tuvo lugar en el marco de un pico de consumo de energía eléctrica ocasionado por una ola de calor que tuvo como resultado el corte del servicio a unos 750 mil usuarios en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores se quedaran ayer sin electricidad.
“Regirá a partir del 1º de febrero y seguramente tendremos que anunciar el esquema la semana próxima”, dijo Aranguren, y agregó que el Gobierno trabajará para sostener una tarifa social a aquellos hogares de menores ingresos.
El ministro, que había anticipado la medida poco después de asumir en diciembre pasado, evitó referirse a los porcentajes de aumentos, y puso énfasis en marcar que el esquema permitirá a los usuarios atenuar las subas en caso de que exista un ahorro en su consumo de energía habitual. Aranguren justificó la decisión en que “ahora una familia de clase media paga $ 50 de luz por mes cuando una entrada a un partido de fútbol vale $ 150”.
El ministro manifestó su convicción de que “dando señales claras de precios el consumo se adecua”.
Además confirmó que la próxima semana se reunirá con su par de Bolivia para aumentar la importación de gas y que el jueves hará lo propio con su par de Uruguay. En su agenda, tiene programada una reunión con el ministro de Energía de Chile para estudiar la posibilidad de que por los mismos gasoductos que Argentina le exportaba gas al país trasandino pase a importarlo.
En lo inmediato, el ministro señaló ayer por la tarde que espera que en las próximas horas se logre “mantener el servicio sin apelar a cortes masivos de electricidad”, y vinculó la falta de suministro con la falta de inversiones de los últimos diez años, pero indicó que en la próxima década, “esa emergencia se podrá solucionar y tener un servicio acorde con los países más importantes”.

Ante la crítica situación, Aranguren renovó su pedido a la población para programar a 24 grados el uso del aire acondicionado, especialmente en el horario pico de las 13.30 y las 16.30, porque “con esos pequeños esfuerzos podemos sobrellevar la situación”.
Pero las mejoras en el servicio no serán inmediatas y los picos de demanda de energía podrían provocar nuevos cortes. Ayer, según datos entregados por las distribuidoras Edenor y Edesur al organismo regulador ENRE, el registro de 23.907 megavatios se dio con una temperatura de casi 36 grados –la sensación térmica llegó a 41 grados– en el área de Buenos Aires.
Con esas difíciles condiciones, los cortes en el suministro alcanzaron a un máximo de 752.767 usuarios del área metropolitana a las 16, número que descendió a 443 mil una hora después.
De acuerdo con las compañías, del máximo de cortes indicado, 710 mil tuvieron lugar en  carácter “preventivo”, cifra que a las cinco de la tarde bajó a 395 mil.
Las zonas más críticas que sufrieron la falta del servicio fueron Remedios de Escalada, Quilmes, Mataderos, Florencio Varela, Saavedra, Cañuelas, Villa Luzuriaga, Hurlingham, Tigre, Marcos Paz, Tablada, Ciudadela, Villa Ballester, Del Viso, Flores y Lomas de Zamora.

 

Camalotes suman problemas

Tanto Edenor como Edesur afirman que los cortes responden a “problemas externos a su red de distribución”. Esos problemas externos responderían a cuestiones relacionadas con el área de generación eléctrica, en especial en Central Costanera.
Fuentes del sector señalaron que la importante presencia de camalotes en la zona del puerto porteño, por la crecida del río Paraná, obstaculiza las bocas de toma de agua para refrigeración de la central y esto repercute en el ciclo combinado de generación de electricidad.
Así, las empresas distribuidoras reciben una cantidad menor a la necesaria para abastecer de manera plena a sus clientes.
Los problemas generados por los camalotes fueron advertidos por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, durante una conferencia de prensa brindada este mediodía en Casa de Gobierno.
El funcionario recordó que hace dos días salió de servicio “un tubo generador en la unidad Costanera porque se taparon las tomas de agua (a causa de los camalotes) y no había suficiente líquido para generar vapor para que marche la turbina”.



Redacción de Perfil.com