ECONOMIA EL IMPACTO SOCIAL

Por el efecto Brasil y la caída del consumo, el desempleo cerraría el trimestre en dos dígitos

Foto:Nestor Grassi
El combo de caída del mercado interno, el mercado externo —con Brasil a la cabeza— y la suba de costos, preocupa a la industria manufacturera, que lleva más de cuatro años en caída.
En ese marco, aumentaron los pedidos de Repro —un subsidio al salario que otorga el Ministerio de Trabajo-—según explicó el vocal de la UIA, José Ignacio De Mendiguren. “Todavía no se están dando, pero los estamos pidiendo”. PERFIL consultó a Trabajo sobre los pedidos de Repro pero no obtuvo respuesta de Jorge Triaca. Según la CTA Autónoma, entre el 1º de diciembre y el 4 de marzo hubo 68.563 despidos colectivos y amenazas de despidos, mientras que para la consultora Tendencias Económicas, la cifra llega a 100 mil, entre empleo público y privado. El desempleo habría crecido 0,5 puntos, según la de la CTA de los Argentinos, lo que lleva a quebrar la barrera de los dos dígitos con un 10%. “En la industria estamos tratando de aguantar los despidos”, aseguró De Mendiguren. En tanto, la caída de la actividad de Brasil —que empeoró con la crisis política— repercutió principalmente en el sector automotriz, autopartista y metalmecánico, pero también en el alimenticio, donde se suman suspensiones. La industria brasileña cayó 10%; su PBI, un 3,9% y en consecuencia, las exportaciones industriales argentinas a ese país bajaron un 21%. A la caída de las ventas se suma el riesgo de que más productos brasileños entren al país, o que la simple ‘amenaza’ de comprarle a Brasil genere competencia desleal interna. “Las previsiones del Banco Central de Brasil sobre su economía se vienen deteriorando, pero por el momento no se ve una presión de productos brasileños”, estimó por su parte Matías Bolis Wilson, economista jefe en la Cámara Argentina de Comercio. “El real se devaluó pero también influye la caída de actividad local, de la demanda argentina”, agregó.
Las altas tasas de interés que buscan restar presión sobre el dólar encarecieron el crédito para el sector productivo que además acusa un duro golpe por el aumento de tarifas, que fue uno de los temas de la última reunión de junta directiva de la UIA. “Si bien era previsible un aumento, se está pidiendo que se reconsidere al menos escalonar las subas porque la industria viene de cuatro años de caídas”, agregó el Vasco.  
La caída del mercado interno incluso golpea a industrias que generalmente capean las crisis, como la alimentaria. Según un informe de Kantar World Panel, el consumo cayó 8% en enero, en especial en los sectores de menores ingresos. Las compras de alimentos bajaron 4%, el doble de lo que cayeron en todo el año pasado, mientras que el rubro que más cayó fue el de bebidas, con 16%, donde operaron la incertidumbre sobre el empleo, el aumento de precios y de la deuda por compras con tarjeta de crédito y servicios públicos más caros.

Patricia Valli