ECONOMIA TIENE 200 EMPLEADOS Y ENVIO 180 PREAVISOS DE DESPIDO

Por la crisis automotriz, López podría cerrar la autopartista Paraná Metal

Foto:Cedoc Perfil
La santafesina Paraná Metal, una autopartista “rescatada” a pedido del Gobierno por el empresario Cristóbal López, de buena relación con el kirchnerismo, analiza cerrar después de las elecciones y anticipó el despido del 90% de sus empleados.
“Razones de fuerza mayor, ajenas a la voluntad de Paraná Metal, la obligan a tomar la decisión” de “prescindir de los servicios” de los trabajadores. En ese contexto, la caída de la producción automotriz –principalemente por la caída del mercado brasileño– explica la decisión. Aunque las inversiones de la empresa estaban por debajo de lo requerido para mantener la producción, según señalaron fuentes sindicales.
Ayer hubo reuniones entre los representantes de la UOM de Villa Constitución, los delegados y la empresa para analizar la medida. En los telegramas enviados, la firma del Grupo Indalo pone como fecha para terminar el contrato laboral el 31 de octubre de este año. “Pese a la crisis que atraviesa el sector, la dirección de la empresa ha realizado denodados esfuerzos para preservar las fuentes de trabajo pese a la falta de trabajo”, señala el texto enviado a los 180 trabajadores (sobre un total de 205, de los cuales 143 son operarios).
Los representantes de los trabajadores, en cambio, hablan de la falta de inversiones para mejorar la productividad. “Hablan de 240 millones de pesos en estos últimos cuatro años. Se invirtió en los salarios, porque a la gente se le pagó, pero no vemos grandes avances en la planta”, señaló el secretario general de la UOM de Villa Constitución, Héctor Ibarra, al diario La Capital de Rosario.
Según un comunicado oficial, la empresa tomará los próximos sesenta días para “redefinir su plan estratégico al nuevo contexto”. Voceros de la compañía evitaron hacer comentarios respecto de la situación en la empresa, cuya venta había sido analizada varias veces por Fabián De Sousa, mano derecha de López.
“Después de dos años de estar cerrada hoy se pone nuevamente en marcha Paraná Metal”, destacaba en 2012 el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, cuando la empresa retomaba operaciones bajo el grupo de López.
En el frente externo, Brasil confirmó la entrada en recesión técnica, con una caída de su PBI de 1,9% en el segundo trimestre del año, después de bajar 0,7% en el primero. El 70% de la caída de exportaciones a Brasil se explica por las menores ventas del sector automotor, lo que ratificaría el argumento de Paraná Metal, a lo que se suma la pérdida de competitividad del peso, que se apreció 12,2% frente al real este año, según el Central.

Patricia Valli