ECONOMIA LOS COSTOS DE LA ESTABILIDAD FINANCIERA

Por la suba de tasas, se derrumba la colocación de préstamos personales

En febrero, se anotaron caídas en las solicitudes del orden del 33%, hasta un nivel inferior del que se ubica habitualmente en el verano.

Foto:Cedoc

El consumo acusa el impacto. En el sistema financiero se empiezan a entrever fuertes caídas en febrero en la colocación de líneas de crédito para las familias que, por la fuerte suba de precios y expectativas inciertas sobre la economía, tomaron una actitud cautelosa.

En ese marco, los préstamos personales –que supieron motorizar gran parte de las compras y viajes de los argentinos en los últimos años– perdieron mucha fuerza el mes pasado, independientemente de la menor cantidad de días hábiles y de la estacionalidad que marca una tendencia a la baja. “Si comparamos los montos que corresponden a las ‘nuevas altas’ que tuvieron lugar en los primeros dos meses del año, y los comparamos con lo registrado en el total del sistema financiero en 2013 y 2012, vemos que la caída es mucho más pronunciada”, remarcó el responsable de producto de un banco internacional.

Entre diciembre y el segundo mes del año, el monto de nuevas líneas retrocedió 33% (desde $ 6 millones a $4,5 millones), mientras que, en ese lapso, la baja el año pasado había sido cercana al 5%.

Fuentes del sector bancario recordaron que la suba de la tasa de interés por parte del Banco Central, que comenzó sobre el final de enero, también elevó el costo que los clientes bancarios deben pagar para acceder a un préstamo personal, con una tasa que se encuentra en un promedio de 45% desde los 36% promedio de diciembre.

En estas líneas de crédito, “es muy común que quienes toman los créditos evalúen si pueden pagar la cuota cada mes. Es decir, miran la relación cuota-ingreso para decidirse; por eso, en un contexto de paritarias sin resolver, evitan comprometer sus ingresos”, señalaron desde una entidad de capitales locales. Para los analistas de producto, la baja observada en la colocación de nuevos préstamos personales marca una tendencia que será difícil de revertir. Según explicaron, el comportamiento de los clientes se regirá en lo que resta del año por la menor expectativa de empleos y, desde las áreas de research de las entidades, estiman que la caída de la actividad se hará sentir con más fuerza en el segundo semestre del año.



Paola Quain