ECONOMIA “EVENTUALMENTE ALGUN ACREEDOR VA A QUEDAR AFUERA”, DESLIZO

Prat-Gay apuesta a que más fondos acepten la oferta y aíslen a Singer

Tras la oferta a los acreedores y el rechazo de los buitres más grandes, el ministro de Hacienda aseguró que siguen discutiendo con los que no aceptaron, entre ellos, NML.

Foto:Cedoc

El Gobierno mantendrá contactos informales con los fondos buitre que todavía no aceptaron la oferta de pago con una quita promedio del 25% para intentar que se sumen al acuerdo. El hueso más duro de roer es NML Capital, el fondo de Paul Singer, el titular de Elliott Management. La idea es que entren todos los posibles y, aun cuando NML no ceda, que el juez Thomas Griesa y el mediador Daniel Pollack presionen por un acuerdo.
El ministro de Hacienda, Alfondo Prat-Gay, no pierde las esperanzas. “Con los que no aceptaron todavía seguimos discutiendo. Entendemos que en los próximos días quizás haya posibilidades de que se vayan sumando”, explicó en declaraciones radiales. Su hombre de confianza, Luis “Toto” Caputo, el secretario de Finanzas, ya está en Buenos Aires y si bien no hay reuniones previstas, seguirá con los contactos informales.
La propuesta argentina marcó el 19 de febrero como fecha para tentar a los holdouts para que firmen un preacuerdo. Si lo hacen antes de esta fecha, la quita del 30% para los que tienen sentencia y los “me too” será del 27,5%.
“Fuimos convenciendo de a poco a los bonistas menos beligerantes, como los italianos. Ahora nos toca la discusión en el Congreso porque esto es una propuesta sujeta a la decisión parlamentaria y también vamos a ir en algún momento a pedirle al juez (Griesa) que levante las restricciones que puso para que la Argentina pueda acceder al mercado”, adelantó Prat-Gay.
“Eventualmente va a haber algún fondo que quede afuera. Pero si la Argentina logra la cautelar y acceder al mercado de deuda y el juez deja de penalizarnos, los que van a tener problemas van a ser ellos y se les va a complicar más adelante”, evaluó el ministro.
En la mesa de negociación, Singer sentó esta vez a su co-CEO, Jonathan Pollock. Por el lado de la Argentina, además de Caputo, el Gobierno llevó al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, que estuvo al frente del fondo Pegasus y tiene experiencia en reestructuraciones. Cuando Pegasus compró Musimundo, al borde de la quiebra, lo hizo con una quita del 60% para los acreedores.

Mediación. “El Gobierno está aislando a los bonistas más duros. Y debería lograr el apoyo del mediador y del juez al haber hecho una oferta sumamente generosa”, sostuvo el abogado Marcelo Etchebarne. “Esto puede llevar a que el juez levante la medida cautelar del pari passu” que llevó al default técnico. “Ello no quiere decir que pueda obligar a tomar una quita. Pero sin la cautelar del pari passu las chances de cobrar son casi cero”, detalló.
Para el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen, el trabajo está en manos de Pollack. “No hay plazos y no hay mapas. Griesa delegó la negociación a Pollack y él debe acercar posiciones y elevar el pedido a Griesa para levantar la cautelar. También puede forzar a NML para que acepte”, explicó. Para Nielsen, la propuesta fue “muy buena, audaz. Y debería satisfacer al mercado político interno”, de cara a su paso legislativo.
Para el jefe del bloque de Diputados del FpV, Héctor Recalde, la oferta “es preocupante porque rigen la ley cerrojo y la ley de pago soberano que condicionan los acuerdos”. El bloque kirchnerista anticipó que “tratará de que se mantengan esos principios” cuando llegue al Parlamento.
Sobre las condiciones de pago –en efectivo, para lo que la Argentina emitirá bonos para hacerse de los US$ 6.500 millones que debería pagar si todos aceptan–, Prat-Gay negó que suponga el pago del 100% de la deuda. Pero si se tienen en cuenta los intereses que generará la emisión, con una tasa de entre 7 y 8%, se terminarían pagando U$S 9 mil millones. “Eso es lo que pedían ellos. Nosotros pusimos sobre la mesa 75%”, sostuvo.



Patricia Valli