ECONOMIA POR EL NUEVO CONTEXTO GLOBAL

Preparan un ‘festival de bonos’ pero la tasa se vuelve una incógnita

PERFIL COMPLETO

El cierre de las negociaciones con los fondos buitre para sellar la salida definitiva del default se convertirá en el acto de inauguración de un verdadero festival de deuda a lo largo de 2016 y, presumiblemente, también de 2017. Por lo pronto, el ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay ya anunció que se emitirán nuevos bonos por unos US$ 15 mil millones para saldar las cuentas con los holdouts, monto al que se sumarían otros US$ 5 mil millones avanzado el segundo semestre. En ese caso, para pagar las cuentas propias. Es que en el plan económico del Gobierno, la captura de fondos frescos del exterior aparece como el único recurso del que echar mano para sostener “el gradualismo” en el ajuste del déficit fiscal y “el shock” en la reducción de la emisión monetaria para contener la inflación.
Pero eso no es todo. A la espera de la rentrée del Gobierno en el mercado de capitales internacional, varias provincias ya se alistan para emitir su propia deuda.
Algunas, incluso, evalúan adelantarse a riesgo de un mayor costo para evitar que los bonos de la Nación capten todo el interés de los inversores. En plenos preparativos ya están Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y también Santa Fe, que debutaría en las lides del financiamiento global. Entre las cuatro, buscarán absorber unos US$ 2 mil millones.
También en el sector privado siguen atentos las instancias del acuerdo con los fondos buitre con la expectativa de una mejora en el acceso al financiamiento pero lo cierto es que, según los analistas, las colocaciones del sector público nacional y provincial dejarían mínimo espacio a emisiones de las empresas. Por otra parte, se espera que el Gobierno continúe colocando deuda localmente en el marco del programa anual previsto de Bonar 2018 y 2020 por un total de $ 40 mil millones (de los que ya colocaron $ 12 mil millones).

Timing. Alcanzado el acuerdo con los holdouts, la gran incógnita es el costo que deberá afrontar la Argentina para volver al mercado. En sintonía con lo que les transmiten a los funcionarios de Hacienda y Finanzas los bancos que ya están sondeando el interés de los inversores, el Gobierno aspira a convalidar una tasa en torno a 7% anual. Sin embargo, enviados de otras entidades de Wall Street a Buenos Aires la semana pasada advierten sobre el empeoramiento del contexto internacional. Mauro Roca, economista senior de Goldman Sachs, lo explicó así:
u En primer lugar, el mercado ya está descontando un acuerdo con los holdouts y, si bien la confirmación siempre produce un impacto positivo, éste puede no ser tan amplio.
u Existe fuerte interés por la Argentina ya que, en términos relativos a otros países emergentes de la región, es el único que ofrece perspectiva de mejora. Por eso, no habría inconvenientes para obtener los fondos.
u Pero el costo para los emergentes como bloque está subiendo “No está internalizado el riesgo de un posible empeoramiento del contexto”, dice



Virginia Porcella