ECONOMIA AUSTERO ‘MEJOR MOMENTO’ MACRO

‘Primavera light’ de Macri: habrá crecimiento suave hasta las elecciones

Tras el rebote de marzo y abril, analistas prevén que la expansión tendrá pico en octubre. El campo y la obra pública vuelan, pero la industria apenas tocó piso. El consumo no despega.

Dujovne y Macri sonríen, la economía muestra un leve repunte.
Dujovne y Macri sonríen, la economía muestra un leve repunte. Foto:Cedoc

Cuesta decirlo si se mira la micro y sobre todo el consumo, pero los grandes números de la economía revelan que este es el mejor momento de la gestión de Mauricio Macri. Así de amarrete, suave y desparejo, van dos meses de crecimiento en la actividad (1% en marzo y 3% en abril) y la inflación, según relevamientos preliminares de mayo, se ubicará en el 2% o menos, por debajo de los últimos tres meses de 2,5% promedio, que tiraron por la borda las metas oficiales para todo el año.

Los críticos pueden decir que es apenas un rebote después de un fuerte ajuste y un derrumbe de la actividad el año pasado, que ayuda hoy toda comparación interanual. En la Casa Rosada juran que es el comienzo de un período largo de crecimiento, sin tasas chinas del 8% a la 2011, pero con cifras del 3% sostenibles en el tiempo. Lo más concreto y verificable es que en los próximos meses Cambiemos tendrá una primavera light, tal vez con un pico de mayor crecimiento en el trimestre julio-septiembre, antes de las elecciones. Después de los comicios, pocos se animan a pronosticar qué pasará, según los designios de las urnas y las decisiones del Gobierno.

Indicios. Según el Indec, la actividad en marzo creció 0,8% y de acuerdo con la medición del economista Orlando Ferreres, esa expansión se aceleró al 3,3% en abril. Ya en marzo, sus relevamientos de inversiones mostraban un salto del 11% respecto de un año atrás, básicamente por compras de equipos para el agro y la construcción. “Yo creo que va a dar bastante bien, y en el tercer trimestre va a crecer al 5% interanual”, asegura el economista.

“Vas a tener todos números positivos de acá a fin de año”, apunta Mariano Lamothe, economista de la consultora Abeceb, en parte porque la base de comparación son los pésimos datos del segundo trimestre del año pasado. “Ya cuando mirabas los datos desagregados de principio de año veías que ibas a crecer”, añade, y descarta que la crisis en Brasil pueda afectar más de lo previsto. “Nadie creía en un boom en el vecino”, dice.

De acuerdo con Ferreres, en abril la construcción creció al 16,5% interanual, el triple del campo (6%), los bancos (5,5%) y los servicios (2%). La industria, incluso según la UIA, recién está tocando piso, tras crecer apenas 0,4% en marzo respecto de 12 meses atrás. “Muchos sectores industriales que por ahí no recuperan todo, como los de consumo masivo, alimentos y bebidas, van a quedar relegados”, apunta Ferreres.

En el Ministerio de Hacienda quizás exageran el optimismo al mostrar planillas con todas comparaciones con el mes previo, para acentuar el cambio de tendencia. “La economía recontra arrancó”, dijo ayer por su lado el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga.

Bipolar. La matriz de datos macro positivos y de “calle fría” tiene una explicación. “Indefectiblemente vas a ver números positivos; el gran tema es que esos números no se derraman al consumidor y esa sensación es clara”, añade Lamothe. En todo el combo, el consumo, que explica el 70% del PBI, sigue relegado. Las ventas minoristas que mide la CAME dieron 1,4% abajo en marzo, y los súper también registran aún caídas del 4% al 5% en volumen aún en mayo.

Para julio, rebote de consumo muy fuerte, porque llega el aumento que se arregló en abril y mayo y que se va a pagar en junio, y entonces en julio, cuando se cobre el medio aguinaldo, se va a reavivar el consumo”, pronostica Ferreres. Este austero “mejor momento” de la gestión de Macri, esperan en Cambiemos, se potenciaría si se cumple el pronóstico del Banco Central, de inflaciones ultrabajas entrado el segundo semestre. Pero nadie quiere presentarlo en esos términos, por obvias razones.

Lanzan un plan sectorial para motos

El Gobierno aspira a los acuerdos sectoriales para reactivar parte de la industria y aliviar sectores como el metalmecánico. Así, en la línea del programa Un Millón que presentó para la industria automotriz, el martes se lanzará un plan similar para el sector de motos. En el área de Francisco Cabrera develarán la cantidad de vehículos a producir, los plazos y la integración de partes locales que demanda. El Gobierno analiza la reducción de aranceles en insumos para mejorar la competitividad a cambio de promover la exportación. El plan, que se negoció con la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam), también contempla mejorar el financiamiento para fortalecer el consumo de un sector que, de todas formas, se mantiene a flote.

En abril se patentaron 48.405 motos, según la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), un 30,6% más que el mismo mes del año anterior. En los primeros cuatro meses del año alcanzaron un total de 226.056 motos, 49,2% más que en el mismo período de 2016. El sector impulsa un “mercado cada vez más formal”, según reconoció Gustavo Bassi, presidente de la División Motovehículos de Acara, que consideró que el sector crece porque “el tema de la movilidad no está resuelto por el transporte público”.



Temas: