ECONOMIA RECUPERACION TIBIA Y HETEROGENEA

Reactivación del agro y las obras o crisis del empleo marcan el voto de la economía

El corazón rural, con crecimiento más marcado. La industria bonaerense, lejos de recuperar puestos de trabajo. La Patagonia, tierra de crisis. Boom de obras en el Norte.

La recuperación de la actividad es “apenas moderada”, por lo que empleo, producción y consumo de algunos bienes y servicios pueden ser factores decisivos para explicar el resultado federal de las elecciones, aunque con las diferencias del entramado industrial o agrícola de cada zona. Los brotes son heterogéneos y juega la política.

La obra pública dio fuertes saltos en distritos en los que el oficialismo nacional lleva las de perder: Tucumán, Catamarca, La Rioja, Chaco, Formosa, Neuquén o Santiago del Estero. La pelea cerrada por la provincia de Buenos Aires o Santa Fe también llevó a fuertes desembolsos en obras, tanto para sostener la actividad como para ganar adeptos en aquellas que no muestran caídas pero votan en contra.
“Varias provincias de la región pampeana, del NOA y del NEA logran índices de nivel de actividad entre 3% y 5% superiores a los registrados en el tercer trimestre de 2015”, evaluó la Fundación Mediterránea sobre cómo llega cada provincia a las elecciones primarias. Santiago del Estero crece 6,6%; La Rioja, 3,8% y Salta, 3,3%. 

Santa Cruz, con fuerte deuda estatal y problemas de producción petrolera, llega como la más golpeada en actividad: -10,5% según el monitor del Ieral, lo que explicaría una victoria de Cambiemos. La segunda más golpeada es una provincia “neutra” en su relación con el gobierno nacional: Tierra del Fuego, donde impactó la caída del consumo de electrónicos y electrodomésticos, atada a la mayor caída del empleo privado (-11,3%), pierde 6,7% en actividad en el segundo trimestre de 2017 contra el tercero de 2015.

“Durante las retenciones, las petroleras en Argentina recibían un precio muy inferior al internacional, salvo una parte del crudo de Chubut, que al no poder refinarse en el país, cobraba el precio internacional” y fue la más afectada por la caída del barril. En esa jurisdicción la actividad cayó 5,9%. Neuquén, donde se prevé una derrota del oficialismo nacional, cayó 3,3%, también vinculada a la actividad petrolera, pese a las inversiones anunciadas en Vaca Muerta. En Río Negro, donde perdería también Cambiemos, la actividad cayó 1,8% en el período analizado, por la crisis de las frutas.
La zona pampeana (2,74% promedio) creció por las buenas cosechas aunque la recuperación fue menor en Buenos Aires (+2,2%) por problemas fiscales y la caída de la industria automotriz. Allí, los números son positivos para Cambiemos en Córdoba, mientras que con dudas sobre si llega a la victoria, tiene buena performance en Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. La Pampa, la provincia de menor crecimiento (1,1%) es más adversa.

Con esas subas, la actividad “dejó atrás la recesión de 2016 y ya crece a un ritmo de 4% interanual que se sostendrá incluso hasta octubre”, según el titular de Econométrica, Ramiro Castiñeira. En todos los casos, uno de los bienes de consumo que despegó fue la venta de autos, que crecen a tasas de más del 40% en Cuyo y más del 35% en la región pampeana por el despegue agrícola.
En Mendoza, en tanto, impactó la cosecha en el sector vitivinícola, además de la menor producción petrolera, y una política fiscal contractiva, lo que dejó una caída de 3,6%, aunque en territorio de Cambiemos. En San Luis, escenario en duda, cayó la construcción pero la actividad se sostuvo (0,7%) mientras que en San Juan, donde no impactó la obra pública, se espera una victoria  opositora.