ECONOMIA QUINCE AÑOS DESPUES

Retirados o en RSE, qué hacen los banqueros del corralito

Junto a los funcionarios, fueron la cara de la crisis para quienes perdieron sus ahorros. Se sienten víctimas y culpan a la pesificación.

CAVALLO. El ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, quedó en la historia por la crisis de 2001.
CAVALLO. El ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, quedó en la historia por la crisis de 2001. Foto:Cedoc Perfil
A 15 años de la crisis económica y política más profunda que sufrió el país y que tuvo al sector financiero en plena tormenta, los banqueros que fueron protagonistas en el fatídico 2001 tomaron caminos diversos, algunos siguen en actividad, otros están retirados o emprenden otros proyectos.

Fueron las caras más visibles frente a las protestas que originó el corralito impuesto a los depósitos bancarios por el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, el 3 de diciembre de ese año: Eduardo Escasany por entonces presidente del Banco Galicia, Manuel Sacerdote, ex gerente regional del Bank Boston y Guillermo Stanley presidente del Citibank, son algunos de los que eligieron caminos distintos después del colapso que dejó paralizado el país.

Al frente del Banco Provincia estuvo Ricardo Gutiérrez, que fue es consultor en temas fiscales del gobierno de República Dominicana, y también es director de la Bolsa de Comercio de Bahía Blanca. Enrique Olivera, que lideró el Nación en 2002, falleció.

Escasany fue un personaje central, su banco recibió el mayor “redescuento” de las entidades del sistema, un salvataje que alcanzó los $ 6 mil millones que consistió en la entrega de bonos dentro del activo de la entidad a cambio de pesos del Banco Central que presidió Roque Maccarone entre abril de 2001 y enero de 2002. En la actualidad es presidente del Grupo Financiero Galicia, y está abocado al diseño de políticas sustentables del sector. Organizó este mes un congreso de Economía Verde que tuvo como invitado a Robert Kennedy, un reconocido activista especializado en medio ambiente.

Sacerdote, quien durante la crisis le gritaba a funcionarios que el Bank Boston había perdido en ese año todo lo que había ganado en su historia, aún hoy remarca esa pérdida. Con sus 73 años, el banquero que llegó a gerente de una sucursal con sólo 29 años, formó parte del grupo de banqueros que atribuyó la responsabilidad de la crisis a la adjudicación compulsiva de bonos del Estado al patrimonio de los bancos que perdieron en simultáneo depósitos y activos. Hoy vive en Buenos Aires pero descansa en Uruguay, donde pasará fin de año y el verano. Allí asesora a familias en temas financieros y está en ONGs.

La corrida se extendió tanto en las entidades grandes como el resto de las del sistema. Todas lograron una recomposición pero muchos bancos del exterior dejaron el país. Como vicepresidente del Citibank estaba Guillermo “Willy” Stanley, quien también obtuvo redescuento de bonos. Padre de Carolina, ministra de Desarrollo de la Nación, debió afrontar lo que llamaron endurecimiento de la cartera que fue perdiendo liquidez a medida que se llenaba de bonos del Estado. Hoy es uno de los principales accionistas del fondo de inversión Inverlat que controla Havanna, la marca que anunció su salida a la Bolsa en mayo pasado.