ECONOMIA EN LA INDUSTRIA Y EL COMERCIO


Rosario, Córdoba y el GBA, postales del contagio de la crisis

La suspensión de empleados en plantas automotrices impacta sobre el consumo en la región centro. Las fábricas bonaerenses, atadas a la suerte de Brasil.

GBA. La planta de Peugeot de Villa Bosch, el viernes pasado, sin autos en la cochera porque los empleados estaban suspendidos.
GBA. La planta de Peugeot de Villa Bosch, el viernes pasado, sin autos en la cochera porque los empleados estaban suspendidos.
Foto:Cedoc

PERFIL constató en tres centros productivos el parate de la economía:

Buenos Aires. Una postal de la estanflación bonaerense es la planta de Villa Bosch, en Tres de Febrero, de la empresa Peugeot-Citroën Argentina (PSA), que suspendió a fines de abril a tres mil operarios de su planta y ofreció a varios de ellos el retiro voluntario. El garaje vacío de los autos de los empleados delata el parate de la producción. Según pudo averiguar PERFIL, el retorno a pleno a las actividades se viene postergando y ya aparece como confirmada la versión de la eliminación de un turno completo. Los empleados debían volver mañana a la planta, pero recibieron la notificación de reincorporarse al día siguiente y “ver qué pasa”.

El barrio y sus inmediaciones, según lo describen sus propios vecinos, está desolado. Kioscos y casas de comidas, que dependen en gran parte de los operarios que compraban para el almuerzo, ahora trabajan sólo los mismos días en que hay actividad en la planta y otros percibieron una caída de hasta el 70% en sus ventas. Juan Pablo Paladino, jefe de Investigaciones de la consultora Ecolatina, sintetizó que el “enfriamiento” de la industria “se sintió con fuerza en Buenos Aires”, tras la baja del 7% en marzo. “En Buenos Aires impactó una excesiva dependencia de Brasil, que no pasa por un buen momento”, apunta Marcelo Elizondo de la consultora DNI.

Rosario. “Se estrelló el negocio en 30 días”. La frase del empresario Armin Reutemann, grafica a la perfección la situación que está atravesando el negocio automotor en la ciudad santafesina. Hace 40 años que trabaja al frente de diferentes concesionarios y confesó que nunca vivió una situación semejante al actual freno abrupto de la comercialización. Su apellido y el rubro que representa, generan una asociación directa con el ex gobernador y actual senador por la provincia de Santa Fe, pero nada tiene que ver con el “Lole”. Su concesionario está ubicado en la esquina de calle Paraguay y San Juan, pleno microcentro que hoy se ve con menos movimiento que años anteriores. La última semana, General Motors Argentina suspendió la producción en su planta ubicada en la localidad de Alvear (a escasos kilómetros de Rosario) durante un día a la semana hasta finales de junio por la caída de ventas. La decisión afecta a 2.700 trabajadores, aunque mantendrán al cobro de la totalidad de su sueldo.

La crisis no sólo se refleja en el sector automotor. La famosa calle San Luis y la mítica peatonal Córdoba, ya no son las mismas. Los carteles “se alquila” cada vez son más. “El consumo está amesetado. Los bienes durables son los más afectados y, en indumentaria por ejemplo, para colmo no hay un cambio de temporada enérgico. El rubro electrodomésticos no levanta y sólo las grandes cadenas tienen pocas opciones de crédito que esperamos que se acreciente en estos días previos al Mundial”, cuenta el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, Ricardo Diab.

Esquinas estratégicas como Corrientes y San Lorenzo o Mitre y San Lorenzo, ofrecen el mismo panorama: locales que meses anteriores muchos querían ocupar, hoy con carteles de alquiler y persianas bajas.

Córdoba. Señales que preocupan vive la economía de Córdoba, que derrama la crisis automotriz al resto de los sectores. En el centro de la capital provincial proliferan los carteles de alquiler, las ventas no repuntan y genera intranquilidad en los comerciantes. Casi un 10% de los  locales de la peatonal se encuentran vacíos según cálculos estimados por la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba (Cacic). “Los propietarios quieren ponerse a tono con la inflación y piden números imposibles de pagar por cómo están las ventas. Por eso, a los comerciantes no les queda otra que desocupar locales y va a pasar hasta que todos entiendan la situación que se está viviendo”, completó una fuente del sector.

La última luz de alerta la puso el viernes Iveco. La empresa suspendió a todo su personal para la semana del 19 al 23 de mayo, y hay rumores de que extendería la medida al 16 de junio. Pablo Camacho, gerente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba explicó que ya son treinta las empresas que presentaron este recurso preventivo de crisis. Por su parte Omar Dragún, titular del Smata Córdoba aclaró que “la situación es difícil, pero no es el 2001”.

El gobierno cordobés tomó nota del momento complicado que atraviesan las ventas y lanzó una serie de créditos destinados a la compra de automóviles económicos y motos 0 km a través del Banco de Córdoba. Los autos fabricados en Córdoba son Palio Fire, Siena EL y Nuevo Palio (Fiat); Clio Mio, Kangoo y Fluence (Renault) y se incluiría también modelos de Volkswagen. También, para hacer frente a la caída en el consumo lanzarían una financiación para electrodomésticos a tasas más bajas que el promedio.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • crisis automotriz
  • General Motors
  • Peugeot