ECONOMIA IPC SUSTITUTO

Según San Luis, en diciembre los precios se dispararon 6,1%

Se trata de los números que el Indec sugirió para tomar de referencia. Anualizado, dio alzas de 26,9%. Los gremios lo usan para negociar.

Foto:Infografía A.I.

Después de que la nueva directora técnica del Indec, Graciela Bevacqua, invitara a tomar como guía los índices de precios de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de San Luis, la última duda sobre la inflación 2015 se despejó ayer con el índice puntano: la inflación trepó en el año 29,6% en el acumulado, de la mano de un salto del 6,5% en diciembre.
En la medición interanual de diciembre, en tanto, la suba de precios fue del 31,5%, cifras que serán tomadas por los gremios a la hora de analizar los reclamos de paritarias.
Las fuertes subas en alimentos y bebidas –del 4,20% en diciembre– presionaron al alza al índice puntano que, en el último mes del año, duplicó el resultado que había mostrado la Ciudad de Buenos Aires. Las subas se dieron por el traslado a precios de la devaluación del 40% de diciembre, tras la decisión del Gobierno de Mauricio Macri de eliminar el cepo y unificar el mercado cambiario.
Bevacqua había explicado que, si bien los valores de las canastas en San Luis y Buenos Aires son distintos entre sí y en relación a las demás regiones del resto del país, “lo que vale son las variaciones, la tendencia”. Por eso, mientras se reformula el nuevo IPC nacional –que se espera para dentro de ocho meses– se señaló a estos índices como alternativa. En la Ciudad, la inflación de 2015 acumuló un 26,9%.  
En la discusión por salarios, Prat-Gay apunta a que “no sea tomada en cuenta la inflación pasada”. Según los objetivos de metas de inflación para este año que anticipó el ministro, la suba de precios debería estar entre 20 y 25%. “Si nos creen, ésa va a ser la inflación”, indicó.
Para los gremios, la discusión por las paritarias tiene un piso del 30%. Así lo anticipó el representante la CGT opositora, Hugo Moyano, pero también las fuerzas que hasta ahora estuvieron en el oficialismo, como la UOM. La CTA de Pablo Micheli, tiene como piso el 33%, pero además le suma otros condimentos como que se firme un compromiso para que no haya despidos durante un año.
El año pasado las paritarias promediaron el 27%, con lo que quedaron por detrás del promedio de los índices de referencia (28,25%). La convocatoria al diálogo con gremios y empresarios quedó postergada y sin fecha.
El Gobierno, en tanto, avanzó en su idea de que se negocien sumas puente a cuentas de las paritarias en un marco en el que, además, aumentaron los despidos en la administración pública, pero también en el ámbito privado. Según publicó PERFIL la semana pasada, se estima que el desempleo podría llegar a los dos dígitos este año.



Patricia Valli