ECONOMIA EN LA CITY, LA DIVISA BAJO 13 CENTAVOS EN LA SEMANA

Suba del dólar y baja de tasas en Brasil suman presión a la política del BCRA

Mientras Sturzenegger se niega a intervenir en el mercado, analistas advierten que el cambio en la estrategia del vecino puede mellar la competitividad que la industria ganó el año pasado.

Mientras Sturzenegger se niega a intervenir en el mercado, analistas advierten que el cambio en la estrategia del vecino puede mellar la competitividad que la industria ganó el año pasado.
Mientras Sturzenegger se niega a intervenir en el mercado, analistas advierten que el cambio en la estrategia del vecino puede mellar la competitividad que la industria ganó el año pasado.

Brasil, el principal socio comercial en el Mercosur, parece cambiar de rumbo, y los efectos de sus medidas económicas llevan a los analistas a dar señales de alerta sobre el tipo de cambio en la Argentina, que en la semana bajó 13 centavos y despierta inquietud en la industria, que denuncia que se perjudica su competitividad, más allá de que ayer repuntó hasta los $ 15,74 por dólar.

Si bien existe mucha incertidumbre política en el país vecino, donde después de la polémica salida de Dilma Rousseff surgieron casos de corrupción vinculados a la gestión de Michel Temer, las perspectivas de inflación por debajo de 4,5% para este año alentaron al Banco Central de Brasil a reducir la tasa de referencia (Selic) la semana pasada –de 13% a 12,25% anual–, una baja de 0,75% que se suma a otra de enero de igual magnitud.

El fuerte descenso de la tasa de referencia en un contexto de desaceleración de precios por caída de actividad busca justamente dar un poco de aire al parate que sufre la economía y reducir el 12% de desocupación que ostenta el gigante sudamericano. Sin embargo, la decisión del gobierno de Temer también afecta la evolución de la moneda brasileña; el real se apreció con fuerza en 2016 aliviando los efectos de apreciación del peso argentino. Pero, desde entonces, el real pasó de 3,06 a 3,11 por dólar, mientras que el peso argentino cayó de $ 15,87 a $ 15,74 en el mismo período, en un contexto de unas 13 semanas en las que el Central no mueve las tasas de referencias, clavadas en 24,75%.

“La baja de la tasa en Brasil evitaría una mayor apreciación del real; por lo tanto, si a partir de ahora la apreciación del peso continúa, no vamos a tener el acompañamiento de Brasil”, apuntó Daniel Marx, director de Quantum Finanzas, que remarcó que en los próximos meses habrá una fuerte oferta adicional de dólares explicada por las emisiones de deuda soberana.


Atraso. Para Lorenzo Sigaut, director de Ecolatina, “el real tuvo una fuerte apreciación durante el año pasado y la baja de tasas puede ponerle un piso a esa tendencia. En la Argentina veo un problema de apreciación, creo que estamos entrando en el terreno del atraso cambiario, y el tipo de cambio multilateral real (TCMR) se ha estabilizado, pero que el dólar mayorista haya perforado la barrera de los $ 15,50 me parece que es muy bajo”.

Sigaut coincidió en la elevada oferta de dólares que ingresará en los próximos meses por endeudamiento, y advirtió: “Nuestro vecino hasta el momento dio buenas noticias porque el peso también se apreció el año pasado, pero esto no nos va a seguir salvando porque se puso un freno”.

De acuerdo con las expectativas de los privados relevadas por el Banco Central (BCRA), se espera, en promedio, que el tipo de cambio nominal a fin de año sea de $ 17,9, mientras que en enero esa previsión era de $ 18,3 por dólar.

Con respecto al real, en Puente estiman que a fin de este año llegará a 3,30 por dólar. Alejo Costa, economista jefe de la firma, señaló: “Argentina se depreció mucho contra Brasil el año pasado. Es un arma de doble filo, estamos baratos con respecto a Brasil, que es nuestro principal socio, pero caros con respecto al resto del grupo, como Estados Unidos, Chile, Europa, por lo que el alivio que nos dio hasta el momento parece terminar. Ellos intervinieron su mercado cambiario para sostener su moneda, y no se descartan nuevas reducciones en la tasa”.

Con un escenario en la City de dólar planchado en el primer semestre, esperan que el tipo de cambio local repunte a partir de agosto, iniciada la etapa electoral. Entre medio, no se descartan los vaivenes, como el observado ayer, que repuntó 20 centavos por la compra de divisas de los bancos después de que el jueves se anunciara una baja de los encajes para los bancos del 2%.