ECONOMIA LOS ‘MUSCULOS’ DE LA INFORMATICA


Supercomputadoras para sacarles provecho a los datos

Qué es la computación de alta performance, que usan desde el Estado hasta la industria petrolera.

Hace un par de meses la compañía de tecnología francesa Atos terminó de instalar en la ciudad de Petrópolis, en Brasil, la Santos Dumond. Y tras su puesta a punto –en la que se invirtieron unos US$ 16 millones– la nación carioca se convirtió en el país que posee la supercomputadora más poderosa de América Latina: “Tiene capacidad para ejecutar 1,1 trillones de operaciones por segundo”, le detalló a PERFIL Luis Casuscelli, Head of Big Data en Atos.
Pero –más allá del hecho de figurar en los rankings de supermáquinas– el haber concretado este primer proyecto le significa a esta empresa especializada en los servicios de tecnología la posibilidad de desembarcar en la región con una nueva línea de negocios en la que esperan incluir –en el mediano plazo– a clientes de Argentina.
“Se trata de una oportunidad que queremos aprovechar para ofrecer soluciones de computación HPC (High-Performance Computing) a clientes de Argentina y de otros países de la región”, explicó Carlos Abril, CEO de Atos para Colombia y Uruguay, y Argentina.
Este movimiento se explica porque Atos, hace apenas 18 meses, compró otra compañía francesa con una histórica tradición en la informática argentina: Bull, que se especializaba en el negocio del harware de alta performance y en el diseño de servers de misión crítica. Y, desde que concretó la compra, viene levantando el perfil de negocios de este nicho.
Según ambos expertos, en todo el mundo los clientes “naturales” que pueden afrontar la instalación de equipos de alta performance son los propios Estados y las grandes universidades. Sin embargo, no dejan de notar que cada vez más clientes privados podrían sacarle réditos a la enorme potencia de cómputo que proveen estas familias de soluciones. “Por ejemplo, la industria del petróleo o de la salud, con el crecimiento de la Internet de las Cosas, son dos segmentos verticales que podrían fácilmente aprovechar estas potencias”, detalló Casuscelli. Y otras áreas bien predispuestas a hacer uso del mundo HPC son los negocios de la industria energética, la genética y la nanotecnología.
Incluso el modelo actual de negocios que promueve Atos indica que, para sacarle el jugo a la alta inversión que demanda la instalación de este particular tipo de data centers, es posible armar un ecosistema de aprovechamiento mixto.
Además, la compañía trabaja en otros negocios: “Estamos trabajando muy fuerte y muy bien en la distribución de nuestras soluciones de ciberseguridad, que se caracterizan por ofrecer un nivel que se acerca al “grado militar” y que se ubican un escalón por encima de la tradicional seguridad digital que se instala en la mayor parte de las compañías”.



Enrique Garabetyan