ECONOMIA LA DECISION DE LA CORTE

Todos se juegan a que hablará la Casa Blanca

La Corte Suprema de Estados Unidos podría definir mañana –o cualquiera de los lunes siguientes hasta el 30 de junio– si toma la apelación argentina contra los fallos de primera y segunda instancia en su pelea contra los fondos buitre NML y Aurelius.

Tanto el Gobierno como los analistas del mercado financiero estiman que el tribunal norteamericano pedirá una opinión a la administración de Barack Obama por las implicancias del caso para Estados Unidos como plaza financiera y, de esa forma, se ganará tiempo mientras se busca seguir convenciendo a lobbistas y legisladores de mantener una salida negociada con los tenedores de bonos que no fueron canjeados en 2005 y 2010.

La salida negociada contempla, por un lado, ganar tiempo para que se venza la cláusula (Rufo) que impide –hasta fin de este año– ofrecer un mejor trato a los holdouts que al resto de los acreedores. Si todo falla, la Argentina podría poner en marcha un cambio de sede de pago, “como está contemplado en el prospecto”, según detallaron desde el Gobierno.

Fondo. El caso argentino generó una reunión de directorio del Fondo Monetario Internacional para retomar la discusión sobre un esquema internacional de quiebras soberanas que permita restringir reclamos como el de los fondos buitre. La preocupación es parte del mandato del G20 sobre el comportamiento predatorio de los fondos especulativos.



Patricia Valli