ECONOMIA EL GOBIERNO, ATENTO A LA METEOROLOGIA

Un fin de año lluvioso, el ‘plan antisaqueos’

En la Casa Rosada están convencidos de que su último diciembre en el poder estará al rojo vivo. Por eso, pidieron informes meteorológicos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El Gobierno está en alerta: sabe que el próximo diciembre estará al rojo vivo. Se trata del  último fin de año de la gestión cristinista y, además, hay certezas de que los indicadores de la economía –reducción del empleo formal, inflación– no ayudan a contener la conflictividad social. “Sin dudas va a ser un diciembre muy difícil, mucho más complicado que el año pasado”, sintetiza un funcionario cercano a uno de los ministros con más poder del Gabinete de Cristina Kirchner.

Precisamente para poder anticipar el nivel de conflictividad en la calle, el Gobierno pidió al Servicio Meteorológico un informe detallado de las condiciones climáticas de la última parte del año, documento que ya descansa en el escritorio de un ministro K.

¿Para qué? Porque entienden que si se repiten las altas temperaturas del año pasado, se dispara la posibilidad de cortes de luz masivos, que podrían desencadenar piquetes, profundizar el malhumor social y potenciar las posibilidades de que haya saqueos en la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad.

Las dependencias vinculadas a la seguridad y a la intervención social recuerdan que en diciembre de 2013 se dieron diez días de temperaturas por encima de los 30 grados que hicieron colapsar el sistema eléctrico en distintos barrios porteños y en el Conurbano.

Pero la expectativa climática para fines de 2014 es mejor. “Este diciembre va a ser lluvioso y con temperaturas normales. Por el momento no prevemos las mismas condiciones del año pasado”, tranquiliza Héctor Chapesoni, asesor del Servicio Meteorológico Nacional y confirma: “Cuando la temperatura pasa los 32 grados el consumo de luz se dispara”.

De todas formas, por si el clima sorprende con mucho calor, las fuerzas de seguridad ya tejen diversos esquemas de contención para evitar posibles saqueos. Comenzarán las reuniones en los próximos días con las fuerzas de seguridad provinciales para armar operativos conjuntos.
Además de potenciar la presencia de efectivos de la Gendarmería cerca de supermercados del Conurbano y la Ciudad, el mecanismo para contener saqueos y desmanes en la calles es aceitar la entrega de planes sociales en barrios de bajos recursos.

Se espera también un posible anuncio de la Presidenta en el último tramo del año ajustando con la inflación la Asignación Universal por Hijo (AUH), que en mayo de este año ya percibió un incremento del 40%. Pensiones no contributivas y el Plan Argentina Trabaja, también podría ser retocados para evitar el malhumor en los sectores de menos recursos.

Además de estudiar las condiciones climáticas, el Gobierno cree vital que se pague el medio aguinaldo en tiempo y forma, para evitar precisamente el fantasma de los acuartelamientos de la policía como el año pasado.

“Si no logramos todo eso, el equilibrio social va a ser frágil”, se preocupa un funcionario y recuerda que Jujuy, Rosario, Córdoba y la provincia de Buenos Aires son los distritos donde, con mayor facilidad, se podría desencadenar un diciembre difícil. Aún más para un Gobierno que entra cada día con mayor fuerza en un último año de gestión más que desgastado.



Lucas Morando