ECONOMIA YPF, ENTRE LOS INTERESADOS

Un gurú energético organiza la venta de Petrobras

Randy Crath, que asesoró en operaciones por más de US$ 20 mil millones, sería quien está estructurando la salida de la petrolera brasileña del país. El miércoles vence el plazo para que se presenten posibles compradores.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

La venta de Petrobras Argentina (PESA), la subsidiaria local de la petrolera controlada por el Estado brasileño, sería estructurada por Evercore Partners, una firma estadounidense de asesoría de bancos de inversión con escasa trayectoria en el país. La salida de Petrobras será, de hecho, una de sus primeras operaciones en el mercado doméstico. Evercore envió la semana pasada una carta a las principales petroleras –YPF, Pan American Energy (PAE), Pluspetrol y Tecpetrol–invitándolas a participar del proceso de venta de PESA y a realizar una oferta no vinculante por los activos de la empresa brasileña. El plazo para mostrar interés vence este miércoles, tal como adelantó PERFIL en su edición del domingo pasado.

El elección de Evercore –que cotiza en Wall Street con una capitalización bursátil de US$ 2 mil millones– hace sinapsis en la figura de Randy Crath, un banquero canadiense que hasta el año pasado ocupó uno de los principales puestos jerárquicos de Scotia Waterous, el brazo para el sector de Oil & Gas del Scotiabank.
Crath es un experto en la asesoría de adquisiciones y fusiones de activos energéticos en América Latina. Entre 2010 y 2014, lideró transacciones por más de US$ 20 mil millones en la región. Petrobras confió en él en reiteradas ocasiones. También asesoró a Chevron durante la venta de sus activos en Santa Cruz, a Repsol en Brasil y la petrolera china Sinopec durante la compra en 2011 de los yacimientos de Occidental  Petroleum (OXI) en el país.  

Asfixiada por una deuda superior a los 90 mil millones de dólares, Petrobras tomó la decisión de retirarse de la Argentina tras llegar al país en 2002 con la compra de PeCom, la petrolera de Perez Companc. La estrategia de la compañía brasileña es reconcentrarse en Brasil para enfrentar un contexto signado por el escándalo del Lava Jato, la investigación judicial que destapó una multimillonaria red de coimas encabezada por ex directivos de la petrolera.
El portfolio de Petrobras Argentina, el cuarto productor de petróleo del mercado local, es amplio y variado: incluye casi treinta áreas petroleras en Neuquén, una refinería en Bahía Blanca, una red de más de cien estaciones de servicio; una participación mayoritaria en Transportadora Gas del Sur (TGS), la central térmica Genelba y la hidroeléctrica Pichi Picún Leifú y plantas petroquímicas en Bahía Blanca (MEGA) y Santa Fe, entre otras. Su valor de mercado podría superar, en conjunto, los US$ 1.000 millones, cuatro veces más que el valor bursátil de PESA, que ronda los US$ 260 millones. En rigor, Petrobras Brasil controla un 65% de la filial. El resto cotiza en la Bolsa.

Entre los interesados figuran YPF, Tecpetrol, Pluspetrol y PAE. La petrolera estatizada ya había avanzado en negociaciones, pero luego quedaron en la nada, y ahora podría volver a la carga.

 

Auditor internacional para Chihuido I

Pese a la reticencia del Gobierno, que se opuso a la designación de un auditor internacional, el Banco de Desarrollo y Asuntos Económicos Exteriores de Rusia (Vnesheconombank) designó a la consultora KPMG para intentar destrabar la ingeniería financiera de la represa neuquina Chihuido I, que requerirá un crédito cercano a los US$ 2 mil millones. La entidad rusa, controlada por la administración de Vladimir Putin, observó la documentación presentada por el gobierno argentino. En una carta enviada el 2 de junio solicitó al Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido, y al consorcio que se preadjudicó la obra, liderado por Helport, una empresa de Eduardo Eurnekian, la especificación de algunos puntos centrales del proyecto, como la tasa interna de retorno (TIR), la inflación proyectada y un estudio de impacto ambiental y social. El Gobierno apuntaba a que el banco ruso girara la primera partida del financiamiento para Chihuido I en septiembre, pero con esta demora es muy difícil que lo logre.



Nicolás Gandini