ECONOMIA


Un inédito acueducto encareció más el proyecto

PERFIL COMPLETO

Desde algunos despachos oficiales denuncian graves incongruencias técnicas en el desarrollo de la obra. La más recurrente es la construcción de un acueducto hasta el arroyo El Gato para descargar el agua utilizada en el proceso de refrigeración de la central. Fue, según explicaron allegados a Iecsa, una imposición del ex gerente de Energía Eléctrica de Enarsa, Santiago Pierro, que fue separado de su cargo en 2013 sospechado de favorecer a beneficiarios del programa de Energía Distribuida. Fuentes cercanas al consorcio explicaron que la propuesta inicial de Iecsa era construir una torre de refrigeración de hormigón para cerrar el ciclo combinado de la central. Era la opción más conveniente (de hecho, era la incluida en el pliego original), más sustentable (porque permite reutilizar el agua utilizada en un sistema cerrado circular) y más económica. Sin embargo, Enarsa decidió –con el respaldo de la consultora internacional Boreua Veritas– modificar la ingeniería y ordenó la construcción de un acueducto de casi 4 kilómetros hasta el arroyo El Gato que encareció y complejizó significativamente el proyecto. Tras una discusión de casi seis meses, Iecsa accedió al pedido del Ministerio de Planificación

N. G.