ECONOMIA DE LA CITY A LA FABRICA

Una economía congelada, el costo de asegurar la ‘pax cambiaria’

PERFIL COMPLETO

El Gobierno frenó la hemorragia y aleja los riesgos de una crisis, pero los daños colaterales de la política de shock apenas comienzan. La economía vuelve a tener reminiscencias noventistas, cuando el negocio financiero ahoga a la economía real y el sector público desplaza al privado en la competencia por financiamiento.
El BCRA alcanzó su objetivo de corto plazo. Sin que le sobre nada, las reservas internacionales cerraron el trimestre en torno de US$ 27.000 millones, el tipo de cambio oficial se estabilizó en $ 8 y la brecha cayó.
Pero la “pax cambiaria” se contrapone con la aceleración de la inflación. Los precios subieron varios escalones en los primeros meses del año liderados por el alza en los alimentos. Sin el ancla cambiaria y con expectativas elevadas, la inflación seguirá subiendo, dado que aún no sintió todo el efecto de la devaluación ni de los ajustes de tarifas.
La actividad siente el impacto de la restricción externa y fiscal. El ajuste cambiario, monetario y la inflación ahogan la inversión y el consumo, con lo que probablemente la economía entre en recesión este año.
Si las tasas que ofrece el Banco Central o el Tesoro nacional se ubican entre 25 y 30%, los bancos van a direccionar su fondeo al Estado en lugar de asumir el riesgo de crédito de las empresas. Este contexto afecta fundamentalmente a las pymes, que quedan totalmente desplazadas del mercado de crédito. La sequía también se traduce en altas tasas para los préstamos al consumo, en especial los personales, tarjetas de crédito y, en menor medida, los prendarios.
Por primera vez desde 2002, el ajuste está llegando con intensidad al motor del crecimiento del modelo kirchnerista. Caída del poder de compra de salarios, jubilaciones y menos crédito son obstáculos muy difíciles de sortear. El freno al consumo empezó en los bienes durables, como autos y motos, y se trasladó a otros rubros, como neumáticos. El otro gran perdedor es la venta de electrodomésticos. A diferencia de 2009 y 2012, la onda expansiva también está llegando al consumo masivo.  El Gobierno parece asegurarse la transición a 2015 sin crisis, pero con una economía muy fría, con inflación en ascenso y caída del salario real

* Director de la consultora Analytica.



Rodrigo Alvarez Litre