ECONOMIA LA SOSTENIBILIDAD DEL FINANCIAMIENTO

Ya se debate hasta cuándo el mercado le prestará a Macri

Con US$ 50 mil millones emitidos en lo que va del año, se instaló el debate por la sustentabilidad de la deuda argentina.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Con US$ 50 mil millones emitidos en lo que va del año, se instaló el debate por la sustentabilidad de la deuda argentina. Sin contar la deuda con el mismo sector público –renegociable con facilidad–, las obligaciones financieras rondan el 25% del PBI, pero los especialistas advierten que no sólo se trata de la proporción sino que deben tenerse en cuenta tasas y plazos y, sobre todo, la capacidad de repago y su impacto en el déficit fiscal. Detrás de estos factores, la “credibilidad” aparece como factor fundamental para el mercado.

Para el Gobierno, la deuda está en un nivel “manejable” y los especialistas coinciden: “no hay ningún 2001” a la vista. “La deuda permite financiar la reducción gradual del déficit fiscal. Mientras no tenés deuda, los bancos te prestan. El problema es si va a poder revertir el déficit fiscal para mantener la confianza”, detalló el economista de ACM, Maximiliano Castillo Carrillo. Si no se logra, Brasil podría convertirse en un espejo: presión para que baje el déficit y tasas de financiamiento más altas.

En enero, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay había presentado las metas de déficit fiscal que, para 2017, preveía llegar al 3,3% del PBI. “Sin embargo, ahora va a ser de 4,2%”, marcó el economista. Si no se cumple, genera pérdida de credibilidad”, sostuvo Castillo Carrillo.

“Si no se genera crecimiento, no hay capacidad de repago. ¿Con qué dólares vamos a pagar la deuda?”, planteó desde el Frente Renovador José I. De Mendiguren, de cara a un posible “revolving” de más deuda para pagar deuda, con un aumento de estímulos –vía gasto público– para que la economía crezca y así, el déficit fiscal.

Para Economía y Regiones, consultora que dirigió el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, para asegurar la “credibilidad” que demandan también los inversores –cuyos dólares son vitales para que despegue el “modelo M” y se recupere la actividad–, el Gobierno puede cumplir la meta de este año con “la paralización de la obra pública y del diferimiento de pagos al 2017”, lo que redundará en un mayor déficit al presupuestado en el 2017 de elecciones legislativas.