Publicado en edición impresa de jorge brito, boudou, moreno y marco del pont  

El banquero más rico en medio de la feroz interna por el dólar

Alianzas. Como CFK, el secretario de Comercio no confía en nadie. Boudou no duda y abraza al dueño del Macro, y Marcó del Pont resiste la embestida del ministro que quiere controlar el BCRA. |

Jorge Brito, el banquero más rico de la Argentina, dueño del Macro, una de las entidades que más sucursales plantó en el país desde 2003 creciendo a la sombra del modelo K, quedó en el medio de la interna entre el ministro de Economía y vicepresidente electo, Amado Boudou, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont.

Es un secreto a voces que Brito critica fuertemente a la líder de la escuela desarrollista del Gobierno y que, aunque ambos lo niegan, sus últimos encuentros terminaron a los gritos. También son ruidosos los rumores no confirmados  y siempre negados sobre las preferencias de Boudou, que pretende ganar espacio en el Central, por el banquero.

Moreno, tosco en los gestos tácticos pero sutil estratega,  aprovechó la situación y jaqueó a todos. Le dijo a Cristina Kirchner que Brito es el líder de los que impulsan la fuga de capitales y la desconfianza a la Presidenta. Lo hizo horas antes de que Cristina viajara a Francia para asistir a la cumbre del G20. Al día siguiente, su canal amigo, C5N, le regaló  a Brito media hora para que muestre su pleno acuerdo con las medidas de la AFIP que precipitaron los retiros de los dólares que había en los bancos.

A pesar de ello, Brito recibió llamados del ala dura que se quejaban por la importante cantidad de transacciones con dólares que se hacían con su banco. El banquero explicó que en relación con la cantidad de sucursales, era baja la proporción.

Moreno sabe bien que la verdad no importa. Lo que importa es el relato. Y la Presidenta no descarta reescribirlo a pesar de que Néstor Kirchner no se metió nunca con el sistema financiero. También sabe que del relato al hecho hay mucho trecho. En la Argentina convertir al FMI en acreedor privilegiado se llama desendeudamiento y se pretende progresista, recordó un ex funcionario que no descarta volver al Gobierno el año que viene.

Moreno crece así en el espacio simbólico de la intimidad presidencial que demanda un nuevo enemigo para un problema que el viento de cola no expuso antes, a pesar de que desde 2009 la fuga es estructural. “Es que este gobierno ataca los efectos, nunca las causas”, sintetizó un banquero.

El ascendente Moreno tiene techo: su relato favorece los rumores que lanzó el Palacio de Hacienda que demonizaron más de lo que evidencia al secretario de Comercio y ridiculizan a Marcó del Pont, rumores éstos que iniciaron la onda expansiva de los retiros en los bancos.

Boudou recibió esta semana el reto presidencial por ello. Trató de poner orden en una interna desmadrada que amenaza la solidez presidencial. Pero en las cercanías de Olivos reclaman más. “Si El estaba vivo, a Boudou lo mataba por operar en los medios la candidatura de Hernán Lorenzino como sucesor”, dijo un funcionario que llega a Cristina.

Mientras tanto, Brito se llamó a silencio.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: