Publicado en edición impresa de eleccion porteña  

La patriada de Pino

Es un patriota. Esta es la definición que escuché sobre Solanas de parte de viejos peronistas, del peronismo doctrinario y popular, cuando comenzó su campaña, que parecía tender a una candidatura presidencial. Surgía, desde la conciencia colectiva popular, un reclamo en defensa de principios considerados irrenunciables: la defensa del patrimonio nacional –agua, petróleo, minería– y el planteo de un proyecto de transformación, más allá de enfoques falsamente “revolucionarios”. Hubo un estremecimiento del país ante estas verdades que salían a desmitificar la entrega a la Barrick Gold, las mentiras del Indec disfrazando el hambre de niños desnutridos e indígenas desprotegidos.

Era una ráfaga de aire fresco en un panorama político, con un gobierno contradictorio y exitoso en una positiva circunstancia internacional, “soja mediante”. El éxito de la imagen de la Presidenta  opacaba ese planteo sobre la necesidad de una transformación sustancial de la realidad nacional, y las alianzas políticas de la “crítica y proyecto” de Solanas diluían sus reclamos. Era la vieja izquierda, honorable pero desprestigiada. Se levantaban las grandes banderas del peronismo, desde una voz irreprochable –a la que el menemismo le metió bala–, pero con un ropaje difícil de identificar. Pero Solanas planteaba cuál era la ruta de la liberación nacional y social. Llegados allí, Pino entendió que faltaba organización para un proyecto presidencial y decidió dar pelea en la Ciudad con claras propuestas.

Hubo en el medio desplantes propios de la izquierda que perjudicaron la propuesta, en el inoportuno entredicho entre Solanas y Binner. Y la  polarización entre proyectos nacionales que lo descartaban: “Macri versus Cristina”, derecha pura o populismo de derecha (que es lo mismo), le quitaron un protagonismo como idea-fuerza nueva. Y que en la Ciudad se diluía sin un referente más amplio. Cabe repetir: Solanas es un patriota diciéndonos verdades de a puño. Debemos escucharlo y prestarle la atención que merece quien predica verdades.


*Ensayista.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: