Publicado en edición impresa de compulsa de perfil entre los que marcharon  

Para la mitad de los caceroleros, nada cambiará

El 55% de los manifestantes desconfía de que logren que el Gobierno resuelva sus reclamos y sólo un tercio imagina algún cambio. El 52% no decidió por quién va a votar.

0
Comentarios
| Este artículo fue leído
0
veces

A la calle. Miles de personas llevaron todo tipo de reclamos para el Gobierno. Entre los consultados, destacaron a Macri y Binner como principales opositores. |

A pesar de la euforia que primó el jueves por la noche en el Obelisco por la magnitud de la protesta, reinaba entre los manifestantes una sensación de escepticismo respecto a los cambios que podía generar en el Gobierno. Además, quedó en evidencia que la oposición también tiene un déficit dentro de los caceroleros, porque la mayoría aseguró no tener referente político en la actualidad.

El análisis surge de un relevamiento que hizo PERFIL en pleno cacerolazo, con más de cien consultados, de diferentes edades y sexo. Las preguntas fueron dos: ¿Cree que el 8N va a cambiar algo? y ¿A quién votaría si hoy hubiese elecciones? Las reacciones, en la mayoría de los casos, fueron idénticas. Ante la primera pregunta surgía una respuesta espontánea, basada en la esperanza más que en creencias firmes. En la segunda, en cambio, aparecía la incertidumbre.

Según la compulsa, 55,3% demostró su desconfianza a que el cacerolazo logre cambiar aquellas cosas que le critican al Gobierno. Esa cifra se construye con respuestas diferentes y 28,2% directamente contestó que iba a seguir todo igual. El 8,7% planteó sus dudas; expresaban su esperanza de que así fuera, pero admitían que esa posibilidad la veían lejana. Dos tipos de respuesta empezaban con un “Sí”, pero desde otro punto de vista: el 14,5% creía que iba a generar un cambio en la gente (“más conciencia”, “pérdida del miedo”) y el 3,9% se imaginaba un cambio en la oposición (“para que se unan”).

En cambio, sólo 34% de los que hacían sonar sus cacerolas creían que el 8N iba a generar un cambio en las políticas de Cristina Kirchner. Esas respuestas, de todas formas, escondían en muchos casos más un deseo que una certeza. Otros, en cambio, fueron más concretos: que va a frenar la re-reelección, que van a pensar dos veces antes de tomar medidas, que va a poner límites por unos días o que por lo menos va a lograr llamar la atención. A ese grupo habría que sumarle 10,7% que planteó que algo, aunque sea lo más mínimo, va a tener que cambiar.
“Sé a quién no voy a votar”, fue la respuesta repetida, generalmente acompañada por risas, ante la segunda pregunta. Paso seguido, 52% contestó que no tiene a nadie para votar. En algunos casos, esa respuesta fue acompañada con fuertes críticas a la oposición, en otros resignación y en casi todos un reclamo de unidad.

De todas formas, hay dos dirigentes que se destacaron dentro del panorama de incertidumbre: Mauricio Macri y Hermes Binner. El jefe de Gobierno porteño se quedó con el 13,6% de las respuestas, mientras que el 11,6% eligió al líder del Frente Amplio Progresista, que saliera segundo en la última elección. Sorpresivamente, quien sigue en el listado es Elisa Carrió, con el 7,8%. Luego de haber sacado el 1,8% en la última elección, la diputada se llamó a la “resistencia”, y en el mundo de los caceroleros parece tener mejor suerte. Lejos, con el 1,9%, quedaron Daniel Scioli, Sergio Massa, Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz. Y en el fondo, con una sola mención, la UCR, Jorge Altamira, Luis Zamora, Hugo Moyano, José de la Sota, Alberto Rodríguez Saá y Manuel Garrido.

 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías