Publicado en edición impresa de Maria Egizia Fiaschetti  

Quién es la periodista italiana que enjuició CFK

Puede ir a prisión por una nota que escribió en 2008. Había dicho que Cristina fue de shopping en medio de la cumbre de la FAO en Roma. Esta semana, la Presidenta declaró en su contra por “difamación”.

0
Comentarios
| Este artículo fue leído
0
veces

Enfrentadas. Maria Egizia Fiaschetti (izq.) habló con PERFIL en Roma. Está preparando su defensa en los tribunales. El caso tuvo a la presidenta Kirchner como protagonista. En su visita a Roma en 2008 (der.) Cristina dijo que no fue de compras y declaró esta semana en un juicio. |

Contenido relacionado

Ella se llama Maria Egizia Fiaschetti y es una periodista italiana. Se encuentra sentada en el banquillo de los acusados del Tribunal Ordinario de Roma por una nota de color sobre la presidenta argentina Cristina Kirchner, que escribió en el junio del 2008 para il Corriere della sera, el principal diario italiano.

Es muy gentil, segura de sí misma, pero se muestra incómoda. “La verdad va a salir en el juicio, voy a contestar a lo que está saliendo en la Argentina sobre mi caso pero no ahora, no es el momento de hablar”, advierte a PERFIL.

Su nota, titulada “Hambre y Dolce Vita”, describía con lujo de detalles un supuesto tour de compras de la presidenta Cristina Kirchner en Roma en el verano italiano del 2008 en los días de la cumbre de la FAO, la organización de las Naciones Unidas para la agricultura. Era un pequeño artículo al margen de la información sobre la cumbre. Pero Cristina Kirchner recurrió a la justicia italiana. La Presidenta sostuvo que la noticia era una mentira maliciosa.

Se la acusa es difamación, algo nada simpático para Maria Egizia. “Según la ley en este caso, si se aclarara una responsabilidad penal, la pena puede ser en teoría de 1 a 3 años de prisión”, explica a PERFIL Paolo Butturini, el responsablee de la Stampa Romana, la organización del sindicato de los periodistas que trabajan en la ciudad de Roma.

Maria Egizia prefiere no hacer comentarios. “No me interesa para nada hacerme publicidad. Lo único que quiero es que la verdad salga a la luz en el curso del juicio”, asegura. Pero. ¿la presidenta argentina salió de compras en las boutiques de Roma, o no? “Puedo dar sin problema alguno toda la información que tengo y lo haré. Pero, por el momento,  no no puedo declarar nada”, completó la periodista.

El editor a cargo en ese entonces era Paolo Mieli, uno uno de los más influyentes periodistas italianos. El juicio abierto por la presidenta es también en su contra. Al Corriere llegó la desmentida del vocero presidencial y, como normalmente se hace, fue publicada. Pero no fue suficiente.

Esta semana, en la pantalla del video del Tribunal Ordinario de Roma, apareció Cristina Kirchner contestando las preguntas de su abogado representante y del defensor de los acusados. La Presidenta dijo cual fue su agenda en la visita en Roma. Habló de una entrevista con Lula da Silva, el ex presidente de Brasil, de encuentros en el Vaticano, con residentes argentinos y hasta de una visita a una comunidad religiosa. Pero no dijo nada de su shopping. Supuestamente, el tour hubiera sido con una amiga italiana de Cristina. La Presidenta dijo que no tiene ninguna amiga italiana en esta ciudad.

Ante una pregunta sobre por qué recurrió a la justicia, cosa que no hizo otras mil veces, dijo que en este caso había una “clara y evidente utilización” de su presencia en la cumbre contra el hambre “para dar una imagen de doble moral”. La Presidenta aseguró que la connotación con la tragedia del hambre vinculándola a un tour de compras fastuoso, son de una gravedad inusitada. El detalle que más complica a la autora de la nota es la fecha. El artículo sostiene que las supuestas compras se hicieron el 31 de mayo. Pero Cristina llegó a Roma el 2 de junio.

En la sede del sindicato de los periodistas, Stampa Romana, en el corazón del centro de Roma, a dos pasos de la sede romana del Corriere, nadie parece haberse enterado del juicio en curso. En las últimas semanas los acusaciones de  difamación a los periodistas son una constante.

Después de una sentencia definitiva en contra de un periodista, Alessandro Sallusti, director del diario Il Giornale, fue presentado un proyecto de ley que permite dictar condenas muy pesadas en casos de difamación para el periodista y para el editor. Cárcel para el periodista y condena pecuniaria para el editor. Hubo un revuelo. Los periodistas salieron protestando “la Federazione Nazionale della Stampa” el gremio que representa a todos los periodistas, anunció un día de huelga. Después de las protestas la ley terminó en nada. Pero sigue valiento la antigua norma que, igualmente, no es nada liviana: estipula desde 1 a 6 años de cárcel para los periodistas por la ley “mordaza”. En ese contexto, se inscribe el juicio que está llevando a cabo Cristina Kirchner contra Fiaschetti.

“En Italia hay una ola de presión muy fuerte contra la libertad de ejercicio de la profesión de los periodistas y la difamación es el arma más contundente en esta batalla – sostiene Butturini–. Es una locura que una acusación de diafamación en contra de un periodista pueda terminar llevandolo a la cárcel. Es justo que quien se sienta difamado pueda reccurrir a la justicia, pero la causa tiene que ser puramente civil, si no la libertad de prensa está obviamente en peligro”.

 

El “shopping” de Cristina

El 4 de junio de 2008, la periodista italiana Maria Egizia Fiaschetti publicó en el diario Corriere della Sera que Cristina Fernández de Kirchner había salido de compras a tiendas de lujo durante una cumbre de la FAO (organización de la ONU para la alimentación) celebrada en Roma.

En el artículo titulado “Hambre en el mundo y dolce vita”, Fiaschetti afirmó que CFK se había hecho espacio en su apretada agenda para salir a pasear por la tradicional calle Margutta, “acompañada por una amiga romana”, para adquirir alhajas en la joyería Enigma y sábanas de hasta mil euros en la cara tienda Pratersi.

La nota presentaba, como mínimo, un error evidente: allí se decía que la mandataria había hecho su tour de compras el 31 de mayo, pero CFK llegó a Roma recién el 2 de junio.

En su momento, el entonces vocero presidencial, Miguel Núñez, desmintió al Corriere y el diario publicó la réplica del Gobierno argentino. Sin embargo, en su declaración judicial de ayer la Presidenta consideró que la reproducción textual de la desmentida oficial “no es lo mismo” que retractarse. Ahora inició acciones legales.

 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías