Publicado en edición impresa de paranoia y tragedia  

Detrás de la masacre de Newtown, los "preparacionistas" del fin del mundo

Nancy Lanza, madre del asesino de la escuela Sandy Hook, integraba un movimiento que construye bunkers y acumula armas y víveres para sobrevivir a un posible apocalipsis.

Los "Preppers". Son cientos de miles en Estados Unidos. Creen que una crisis social o natural acabará con el mundo. Enseñan a sus hijos a disparar armas para combatir. |

La tragedia de Newtown develó la vinculación de Nancy Lanza, la madre del asesino, con el preparacionismo, un movimiento que se adiestra para sobrevivir al apocalipsis, a cataclismos sociales y a cualquier otra catástrofe mundial. La mujer acopiaba alimentos y armas, ante el temor de que la crisis económica que estalló en 2008 se profundizara y ocasionara disturbios que amenazaran su integridad.

En los Estados Unidos se los conoce como “preppers” y se caracterizan por la construcción de búnkeres, el aprovisionamiento de alimentos, el adiestramiento en medicina y la adquisición de armas. Aunque todos comparten cierta paranoia por el fin del mundo, motorizada estos días por profecías mayas y Hollywood, algunos preparacionistas son pacíficos y no juntan rifles.

En el caso de los Lanza, Nancy había comprado seis armas, entre ellas un fusil semiautomático con el que el joven cometió la matanza en la escuela Sandy Hook. Por sus temores al fin del mundo, habría instruido en tiro a Adam, el joven de 20 años que mató a 27 personas en Newtown. Quien vinculó a la madre de Adam con los “preppers” fue su ex cuñada, Marsha Lanza. En declaraciones a la prensa norteamericana, dijo que Nancy se preparaba para sobrevivir a un cataclismo económico mundial. Pero otro episodio podría haber motivado el comportamiento homicida de Adam. Según la cadena televisiva Fox, el asesino se habría enterado horas antes de la matanza que su familia quería internarlo en un hospital psiquiátrico. “Adam se molestó y enojó. Podría haber pensado que su madre sólo quería deshacerse de él. Tal vez ésa fue la razón de su desquicio”, declaró a la prensa Joshua Flashman, hijo de un pastor de una iglesia local y cercano a la familia Lanza.

Según la revista Foreign Policy, en los Estados Unidos hay decenas de miles de preparacionistas, que siguen con detenimiento los consejos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), del Departamento de Seguridad Nacional y del Centro de Control de Enfermedades. Algunos, van aún más allá y adquieren verdaderos arsenales para sentirse más seguros.

Ante las versiones sobre las vinculaciones de los Lanza con estos grupos, la Red Norteamericana de Preparacionistas emitió un comunicado desligándose de los asesinatos. “Algunas personas intentan establecer una conexión entre la pacífica comunidad preparacionista y Nancy Lanza, la madre de Adam, el monstruo que brutal y salvajemente acabó con las vidas de tantos niños inocentes. Nosotros también somos padres, madres, hermanos e hijos y asociar a la Red con este acto barbárico está en contra de todo lo que defendemos”, sostuvo esta semana Christian Scarborough, vocero de la organización.

Los Lanza vivían aislados y no tenían vida social. Si bien Adam padecía el síndrome de Asperger, una variante del autismo, su madre tenía comportamientos paranoicos, vinculados con el fin del mundo. La investigación en Connecticut estaría indagando hasta qué grado la matanza que perpretó en la escuela estuvo vinculada con un desorden mental del joven o con las creencias preparacionistas que le habría inculcado su madre.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: