Publicado en edición impresa de peligros de los reproductores de musica  

Contaminación auditiva: el 30% de los jóvenes sufrirá hipoacusia

Riesgos. La exposición a altos niveles de ruido produce un trauma acústico en el oído interno. |

Escuchar música a todo volumen en el mp3, asistir a un recital de rock o ir a una disco a bailar con amigos son actividades típicas de cualquier adolescente en vacaciones, pero pueden representar un riesgo para los oídos. Graciela González Franco, miembro del comité directivo de la Asociación Argentina de Otorrinolaringología y Fonoaudiología Pediátrica, advirtió a PERFIL que los jóvenes se exponen a graves daños en el aparato auditivo debido a la prolongada exposición a niveles altos de ruidos, esto es por encima de los sesenta decibeles (un reproductor de música puede alcanzar los 120 decibeles). “Los adolescentes entre 10 y 24 años representan más del 25% de la población total de la Argentina, y el 30% tendrá trastornos auditivos por exposición al ruido no laboral”, sostuvo.

La Comunidad Europea elaboró una tabla que establece las máximas exposiciones inocuas. Por ejemplo, a una intensidad de 102 decibeles (el nivel de presión sonora promedio de los boliches de la ciudad de Buenos Aires), el tiempo de exposición máximo es de 30 minutos. Por encima de ese tiempo se producen daños irreparables en el oído.

“Una de las primeras señales que aparecen tras exponerse a un ruido fuerte es el acúfeno, un zumbido en el oído. Lo que marca ese acúfeno es que el oído interno tuvo una fatiga auditiva. Después de 16 o 30 horas, el oído se recupera y el zumbido desaparece. Pero eso ya marca un alerta. Cuando el paciente llega al consultorio con un zumbido permanente, ya ahí hay un daño irreversible”, señaló González Franco.

Para prevenir la hipoacusia inducida por el ruido, la experta recomendó concientizar a los niños y adolescentes sobre la importancia del cuidado de la audición. “Al escuchar música con auriculares, el volumen debe ser menor al 60% de la capacidad del equipo. Además, todas las personas que estén expuestas a un ruido mayor de ochenta decibeles de forma constante deberían emplear tapones para protegerse los oídos”, aconsejó la especialista.

Acerca de la diferencia entre los auriculares hoy disponibles en el mercado, González Franco sostuvo que los que van por fuera del oído son menos dañinos que los intracanales (los que se meten dentro de la oreja), ya que dejan un espacio de aire entre el auricular y el oído. “Pero esto es relativo y engañoso. Porque podemos usar un auricular de los que van por afuera y poner el equipo a 120 decibeles y el daño va a ser el mismo”, concluyó.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías