Publicado en edición impresa de recuperar el autoabastecimiento  

Las cinco decisiones clave para que la empresa sea una nueva Petrobras

Una conducción profesional de la compañía es vital, aseguran expertos del sector, que piden al Gobierno que genere alianzas con megapetroleras con experiencia en gas no convencional.

EXPLOTAR EL GAS Y EL PETROLEO NO CONVENCIONAL Podrían duplicar las reservas actuales, pero hay que invertir hasta US$ 30 mil millones y asociarse con Exxon y otras. |

El Gobierno tendrá que invertir en YPF más de US$ 30 mil millones en los próximos tres años para restablecer la producción de gas y petróleo en las áreas ya concesionados, comenzar a explotar las riquezas del yacimiento no convencional y aumentar el refino en sintonía con el crecimiento económico, si quiere convertir a la petrolera en la nueva Petrobras y volver a la deseada “soberanía energética”.

La estimación surge del análisis de especialistas en energía, economistas, funcionarios provinciales y analistas internacionales.

Los interventores Julio De Vido y Axel Kicillof deberán también dotar a YPF de un “management profesional” que ayude a atenuar las diferencias entre gobernadores. También habrá que asociarse y atraer a más petroleras extranjeras, importar y generar tecnología y capacitar a una legión de ingenieros. A continuación, las cinco decisiones estratégicas que recomiendan los expertos para la nueva gestión de YPF:
1- Explotar el petróleo y gas no convencional. Para extraer el enorme yacimiento de shale-oil y shale-gas almacenado entre las rocas de la formación Vaca Muerta, en Neuquén, “YPF deberá invertir en los próximos cinco años unos US$ 8 mil millones por año y tener acceso a la última tecnología y experiencia en el desarrollo y producción de yacimientos de petróleo y gas de extracción no convencional”, explicó Emilio Apud, experto en el energía.

Para su colega Alieto Guadagni, serán necesarios US$ 30 mil millones para explotar Vaca Muerta y volver al mar con plataformas offshore. Montamat dice que US$ 6 mil millones anuales serán suficientes.Mark Weisbrot, del Centro para la Investigación Económica (CEPR), de Estados Unidos, defendió que sea el Estado quien patrocine la exploración, para lograr revertir “la caída en la producción del 20% en el caso del crudo y del 13% de gas, entre 2004 y 2011”. Aunque habrá que apelar a la experiencia de ExxonMobil e incluso a Tenaris, que ya produce tubos sin costura especiales.


2. Designar un management profesional. “Hay que recuperar capacidad de decisión. No alcanza con tener YPF, ahora hay que usarla como corresponde”, afirmó Aldo Ferrer, ex titular de Enarsa y embajador en Francia. La opinión es compartida por economistas como Orlando Ferreres y Miguel Kiguel, que convocan a pensar la estrategia de largo plazo. Para los expertos, YPF debe ser dirigida por ejecutivos reconocidos en la industria y no por funcionarios políticos. Un gerente independiente deberá establecer “las prioridades de inversión con criterio de gestión de negocios, así podremos obtener financiamiento”, afirmó Montamat.
La existencia de un equipo profesional liderado por una figura reconocida en el ambiente ayudaría a evitar peleas entre las provincias, que tienen asiento en el directorio y el 49% de las acciones estatales.
Cuando todavía no se cumplió una semana de la intervención, Mendoza ya salió a advertir que necesita inversiones por US$ 400 millones, “como mínimo”. Otras provincias petroleras como Chubut y Neuquén ya difunden sus necesidades.


3. Explorar y retomar proyectos frenados. El gobernador de Chubut, Martín Buzzi, dijo ayer que existen 3.600 pozos que operaba Repsol que están “entre signos de pregunta”, por lo que hay que hay que volver a activarlos. Para hacerlo, según los expertos, se necesitarían al menos unos US$ 5 mil millones, de modo que el Gobierno deberá reforzar sus vínculos con la norteamericana Chevron y la francesa Total (produce gas), con lo que hoy ya tienen contratos de explotación conjunta. Los socios, en este sentido, son claves, ya que la firma ahora manejada por el Estado sólo tiene $ 5 mil millones en dividendos no repartidos que podría destinar a la inversión. A diferencia del caso Aerolíneas Argentinas, el Gobierno no podrá inyectar directamente a la petrolera fondos estatales sin consultar y coordinar con el resto de los accionistas. De Vido se encuentra en búsqueda de socios. Son de dos tipos. Firmas como Petrobras y Total se aportarían capital para asociarse en la explotación de áreas. Y gigantes como la china Sinopec son sus candidatos para ocupar el espacio de los Eskenazi que tienen problemas para pagar la deuda por sus acciones en YPF.


4. Retomar la producción y las ventas. Es el objetivo inmediato y de más corto plazo. La embestida oficial contra Repsol duró cuatro meses, tiempo en el que las provincias levantaron concesiones y la firma perdió mercados clave, como el de suministro de gasoil al empresas de transporte, según supo PERFIL. Sólo en Chubut hay 26 equipos de torre (perforación) que están parados, y en Chubut y Neuquén la situación “no está normalizada”, según fuentes provinciales.
La dupla De Vido-Kicillof planea recuperar a través del llamado Plan de Victorias Tempranas unos mil pozos parados por Repsol, porque tenía una “rentabilidad menor de 13%”, aunque los expertos aseguran que más del doble está en esas condiciones.


5- Construir una nueva refinería y mejorar la distribución. YPF o alguna asociada externa debería levantar una nueva refinería, algo que no sucede desde hace 30 años según los expertos. “Costará US$ 4 mil millones”, calcula Guadagni. De Vido propuso hace dos años su construcción, pero no avanzó. En el corto plazo, habrá que invertir además un tercio de ello en terminar una nueva estación para importar GNL, en Bahía Blanca, para evitar nuevos cortes a la industria.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 
Últimas noticias

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: