Publicado en edición impresa de a 30 años de la guerra  

Somos nuestra memoria

Corrían los primeros meses de 2002 cuando en un primer encuentro con el entonces embajador del Reino Unido en Argentina, Robin Christopher, me manifestó la inquietud que le había sido presentada oportunamente por la Comisión de Familiares de Caídos argentinos en la Guerra de Malvinas, encabezados por los señores Héctor Cisneros, César González Trejo, Leandro de la Colina y la señora Delmira de Cao. La misma estaba referida a la necesidad de contar con un lugar de recogimiento, donde tanto familiares como todos los argentinos pudieran honrar su memoria. 

Dicha inquietud había surgido por parte de estas personas luego del primer viaje que realizaran a las Islas en marzo de 1991.

Involucrado con la iniciativa desde el primer momento, comienzo a seguir las alternativas de los procesos diplomáticos. Cabe destacar que la intervención y colaboración del embajador Christopher fue crucial. Su buena predisposición y motivación, junto a la gestión de la Cancillería Argentina, hicieron posible que el 14 de julio de 1999 se acordara la instalación del actual monumento en el Cementerio de Darwin –el cual posteriormente fue declarado lugar histórico y cementerio de guerra–.

Lo cierto es que, si bien la Comisión de Familiares de Caídos poseía un diseño e ideas avanzadas para el proyecto, no contaban o habían logrado recaudar los medios para materializarlo.

Es aquí cuando intervengo directamente y, en marzo de 2003, comenzamos el armado del cenotafio –esto es, 24 placas con 649 nombres–. El modelo fue emplazado en el mismo Aeropuerto Internacional de Ezeiza a fin de que los deudos pudieran presenciar todo el proceso. En noviembre de ese mismo año, la obra había sido completada y se firmó el acuerdo de traslado correspondiente.

Finalmente, el 15 de febrero de 2004, el monumento fue terminado de instalar en su destino final, donde reza: “El pueblo de la Nación Argentina en memoria de los soldados argentinos caídos en acción en 1982”.

Por sobre toda diferencia y bajo una absoluta conciencia moral, ambos países unieron esfuerzos en pos de un merecimiento innegable.

Hace poco, tuve la oportunidad de volver a las Islas para honrar la memoria de nuestros sacrificados soldados.  La emoción que allí se vive es muy difícil de expresar... una imagen posible sería la que describía Jorge Luis Borges: “Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas...”.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: