Publicado en edición impresa de a 30 años de la guerra  

A los argentinos que dieron todo

El Monumento a los Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur que se emplaza en el Cementerio de Darwin, en la Isla Soledad fue construido a instancias de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur y gracias al compromiso concreto de Eduardo Eurnekian, quien fue el único que aceptó llevar a cabo la iniciativa luego de veinte años de gestiones infructuosas.

La obra constituye uno de los más importantes homenajes que el pueblo de la Nación argentina les ha rendido a los hombres que en 1982 ofrendaron sus vidas por una causa justa y que hoy detenta jerarquía constitucional.

El monumento constituye un hecho inédito en el mundo, ya que no existe antecedente alguno de un pueblo derrotado en una guerra que haya podido construir el homenaje a sus caídos en el mismo lugar donde yacen gran parte de ellos y cuyo territorio permanece en manos de la potencia ocupante, que resultó victoriosa en la contienda. Este es el único caso en la historia de la humanidad y es realmente el producto de la decisión y tenacidad de todos los involucrados.

Esta verdadera proeza refleja la entereza espiritual de nuestro pueblo que una vez más demuestra su capacidad de resurgir de las derrotas para construir su futuro con esperanza. 

En el pórfido patagónico que lo reviste, y en las placas de granito negro absoluto procedente de Uruguay, en la imagen de Nuestra Señora de Luján, en cada nombre grabado a perpetuidad –sin distinción de grado o institución particular, porque todos detentan la misma jerarquía de héroes– hay mensajes que nos sobrevivirán y se proyectarán como arquetipos hacia los nuevos hombres y mujeres.

La Ley 26.498, que declaró al cenotafio de los Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur como Monumento Histórico Nacional y Cementerio de Guerra, además de un acto de justicia, fue también un acto de resguardo y protección hacia los restos mortales de los que yacen sepultados en el Cementerio de Darwin.

El Monumento a los Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur ya forma parte del patrimonio histórico y cultural de los argentinos. Aunque el Estado nacional no pueda ejercer su soberanía sobre los archipiélagos australes, ello no impide que afirmemos nuestro derecho y obligación de homenajear a los héroes nacionales. La Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur no sólo ha logrado erigir el Monumento en el corazón mismo de las Islas, sino que también ha obtenido la custodia del Cementerio de Darwin, y por tanto del Monumento, su cuidado y preservación.
 


*Apoderado de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías