Publicado en edición impresa de  

Peronismo y población

En Biopolítica, Foucault sostuvo que los poderes impulsan la vida o terminan con ella. Los políticos gestionan cuerpos, que junto al territorio y sus recursos naturales son las herramientas que administran. Los seres humanos serían stock económico para el mercado, y materia prima de la biopolítica.

No hay economía sin geografía ni política sin demografía. El peronismo es un fenómeno político poblacional, que se nutrió y se nutre de los cambios demográficos (mientras que el radicalismo en los últimos setenta años los padeció). El peronismo siempre vio antes, tuvo la perspicacia de adueñarse del voto femenino en los 50 y con idéntica lógica ahora quiere hacer lo mismo con el de los jóvenes de 16 a 18 años (quienes agregarían 10% al total de votantes en las elecciones de 2013) y con el de los extranjeros.

Cuando el radicalismo nace y llega al gobierno, a principios del siglo pasado, la mayoría del país vivía en áreas rurales y la inmigración interna era de habitantes de Buenos Aires hacia el interior. Cuando el peronismo nace, la mayoría del país vivía en áreas urbanas y el flujo se había invertido: era del interior hacia Buenos Aires.

Cuando Yrigoyen asume su primera presidencia, en 1916, prácticamente no existía el Gran Buenos Aires: ochenta por ciento del poco más de dos millones de habitantes se concentraba dentro de los límites de la Av. General Paz. Pero ya cuando Perón asume su primera presidencia, los casi 5 millones de personas que habitaban el área metropolitana se repartían mitad por mitad dentro de la Capital Federal y el Conurbano. Y cuando Cristina Kirchner asume, el Conurbano ya era  tres veces más poblado que la Capital Federal, con 9 millones de habitantes, mientras que dentro de los límites de la Av. General Paz se mantienen algo menos de 3 millones de personas.

Al llegar Néstor Kirchner al poder, había 2 millones de habitantes menos en el Conurbano; y cuando Menem asumió, había en el Conurbano 5 millones menos de habitantes que hoy. Probablemente Alfonsín haya sido el último presidente radical que pudo ganar una elección sin una “pata peronista”. La hegemonía del PJ, que a veces se compara con la que tuvo el PRI en México durante la mayoría del siglo XX, viene siendo un fenómeno creciente. Y salvo una disrupción histórica, ningún candidato que no sea peronista podría aspirar a ganar una elección salvo que lo apoye el PJ o una parte de él.

El voto del Conurbano se parece mucho al del noroeste argentino, donde el peronismo  consigue  los triunfos más arrolladores. No se podría no relacionar ese hegemonismo del PJ con la mucho menor participación de la población de clase media y media alta en esas zonas.

El radicalismo es un partido representativo de la clase media, lo mismo que el Socialismo, la Coalición Cívica y hasta el PRO. La revista Barcelona, en su última edición, satirizó la mirada que el kirchnerismo tiene de la clase media al dibujar una familia tipo en un sillón frente a un televisor, todos con un bolo fecal con ojos como rostro y un título que dice: “¡Crece la impaciencia en la clase mierda y la mierda alta!”. 

Otro fenómeno demográfico de consecuencias electorales es la inmigración a la Argentina desde los países limítrofes. Siempre hubo un flujo constante de paraguayos y bolivianos que engrosaba la población argentina, pero desde la llegada del kirchnerismo ese caudal se incrementó, lo que también es una señal del crecimiento económico de estos años.

Michel Foucault, en su libro Las palabras y las cosas, escribió: “Desde luego, no sería posible evitar estas oscilaciones (demográficas) que agravan sin cesar la miseria de las naciones ya pobres y, por el contrario, aumentan la prosperidad de los Estados ricos. Los movimientos de la población tienen un sentido opuesto al del numerario. Este va de los Estados prósperos a las regiones de precios bajos; los hombres, en cambio, son atraídos por los salarios elevados y van hacia los países que disponen de un numerario abundante. Así, pues, los países pobres tienen la tendencia a despoblarse; la agricultura y la industria se deterioran y la miseria aumenta. Por el contrario, en los países ricos, la afluencia de mano de obra permite explotar riquezas, cuya venta aumenta en la cantidad de metal que circula”.

A Foucault le faltó agregar nuevos móviles inmigratorios, como los subsidios con los cuales la Argentina tentó a muchos vecinos a tener sus hijos y construir su familia de este lado de la frontera donde, además, la salud y la educación pública son mejores que en Paraguay o Bolivia. Realizando el sueño de la Patria grande y, simbólicamente, el Virreinato del Río de la Plata.

Alimentar, educar y sanar a un contingente mayor es un desafío para la actual generación de argentinos pero será una oportunidad para el país en el futuro porque un mercado interno mayor y más joven le dará a nuestra economía fortalezas.
Una de las explicaciones al crecimiento brasileño de la era Cardoso-Lula-Dilma es demográfica: la tasa de natalidad bajó allí hace 25 años y ahora Brasil se encuentra con una mayoría de la población joven pero en edad laboral, que ya atravesó la escuela, aporta a las cajas de jubilación y no consume salud pública porque no envejeció. 

¿Qué partido sino el PJ sacará ventajas electorales de la nacionalización de esta potenciada corriente migratoria regional?

Que los jóvenes de 16 a 18 años puedan votar beneficia electoralmente al kirchnerismo porque a menor edad mayor sensibilidad a la publicidad. Esto vale para la publicidad privada pero la publicidad política está ampliamente dominada por el oficialismo. También es más fácil imponerles un relato del pasado sesgado a los jóvenes porque no lo vivieron. Lo mismo a los extranjeros cuando puedan votar.

Desde hace décadas, la Argentina viene cambiando su perfil poblacional y el único partido que lo aprovecha es el peronismo. Desde el punto de vista de los méritos electorales, merecen sus triunfos. Si fueran una empresa privada, serían los que más se esfuerzan y afinan su estrategia.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: