Publicado en edición impresa de la estrategia de boudou  

Quiere justificar sus bienes a través de su padre

Para la Justicia, Amado Rubén Boudou tiene un pasado incierto en términos financieros. No tiene registrada ninguna empresa a su nombre ni se conoce su actividad como abogado. Es jubilado y vive en Puerto Madero.

0
Comentarios
| Este artículo fue leído
0
veces

Cuadros. Boudou con su padre, Amado Rubén, en un acto. El edificio donde vive en Puerto Madero, y la solicitada pro Videla. |

El pasado y el patrimonio de Amado Rubén Boudou (78), padre del vicepresidente, quedó bajo la lupa de la Justicia.

En la causa en la que se lo investiga por el caso Ciccone y por presunto enriquecimiento ilícito, Boudou intentó justificar su patrimonio y el de su familia. Dijo que su padre “tiene una larga trayectoria como abogado y tuvo una empresa de construcción de obras sanitarias”. Sin embargo, el padre del vice no está inscripto en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) como abogado. Tampoco en el Colegio Público de Abogados de la provincia de Buenos Aires, donde supuestamente ejerció. Según reconstruyó un allegado a la familia en Mar del Plata, nunca ejerció esa profesión.

Según los registros oficiales, Boudou padre tampoco tuvo ninguna sociedad anónima a su nombre. Actualmente, es jubilado y afiliado al PAMI.

Azul Sapin Costa Alvarez, madre del vice, está inscripta ante el Estado como “confeccionista de prendas de vestir, a excepción de piel de cuero y sucedáneos, pilotos e impermeables” desde 1992.  

Boudou padre ya se había metido en problemas cuando se supo que el 20 de junio de 1989 firmó una solicitada expresando “reconocimiento y solidaridad a la totalidad de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales que defendieron la Nación” durante la dictadura.

El pasado del padre del vicepresidente compromete a Boudou en la causa porque el  juez federal Ariel Lijo no encuentra aún una explicación sobre porqué los padres tienen un departamento en Puerto Madero, el barrio porteño más exclusivo.

Además, Lijo detectó que el hijo había cometido un pecado judicial: hablar de más. El principal error del vice fue decir al juez que la fortuna de su familia tenía como antecedente la propiedad de su abuelo sobre 62 mil hectáreas en el Paraguay (ver recuadro). Esta semana, se supo que debió rectificarse cuando un oficio enviado a ese país desmintió que su abuelo, Amado Cirilo Federico José Boudou, tuviera tierras allí.

El vice aclaró entonces que no las poseía, sino que “las explotaba” en sociedad.

En su escrito, Boudou dijo que Amado Rubén recibió en 1991 una herencia de su padre –el abuelo de Amado (h)–: “Un importante campo en General Madariaga de más de mil hectáreas”, según consignó el diario Página/12. “El buen pasar de sus padres –consignó el matutino– se origina en esos ingresos laborales, la venta de parte del campo y los beneficios que recogen de lo que aún poseen de esa propiedad”. De hecho, PERFIL pudo saber de fuentes judiciales que Amado Rubén tuvo un juicio con su hermano por dinero, relacionado con un campo en la provincia. En sede judicial confirmaron: “El padre de Boudou nunca fue un hombre adinerado”.

 

Las tierras en Paraguay, una reserva agrícola y turística

Las supuestas 62 mil hectáreas que el abuelo de Amado Boudou explotó en el Paraguay en 1957 forman actualmente parte de una “reserva  de recursos manejados”.

Se trata de una figura legal que engloba tierras que, a pesar de ser privadas, son protegidas por leyes del Estado en cuanto a estándares de medio ambiente y forestación. El nombre de la reserva es Ybytyruzú, y está en el departamento de Guariá, a 174 kilómetros de Asunción, capital guaraní.

La reserva tiene 24 mil hectáreas y hoy se explota en lo forestal, ganadería y agricultura.

También hay actividad turística. En una zona de la reserva se encuentra una propiedad llamada Naturaleza Pura, donde está ubicado el pico más alto del Paraguay, Tres Kandú. Tiene 842 metros sobre el nivel del mar. Esas tierras son propiedad de un médico alergista, Fernando Rocholl.

Boudou dijo que su abuelo explotaba tierras en esa zona, en sociedad con dos empresarios: Ricardson y Osinaldi. Sin embargo, no hay registros públicos de esas dos personas en el Paraguay.

 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías